“Cuando miramos atrás en la Historia nos centramos sólo en líderes masculinos”

  • Joann Fletcher es egiptóloga y profesora en la Universidad de York y ha protagonizado varios documentales de la BBC (disponibles en Movistar +)
  • Su último libro es ‘The story of Egypt. The civilization that shaped the world’

 

«Quise ser egiptóloga desde que tengo uso de razón, incluso antes de ser capaz de leer, con tres o cuatro años. Descubrí por primera vez el Antiguo Egipto cuando supe de Tutankamón y de todo el interés popular que despertaba».

«Es necesario estudiar culturas que duraron tanto como el Antiguo Egipto. Tuvieron éxito durante miles de años, y deberíamos mirar en el pasado para saber qué funcionó tan bien como para perpetuarse así en el tiempo. La tolerancia religiosa en Egipto, por ejemplo, es algo de lo que el mundo moderno podría aprender mucho».

«Un nuevo descubrimiento en este campo te hace sentir algo distinto a todo lo demás, es excitación pura. Es una combinación entre sentirse privilegiado y un entusiasmo total. Ser uno de los primeros en ver algo desconocido hasta el momento o encontrar una nueva pieza clave para entender el Antiguo Egipto es posiblemente la mejor sensación que he tenido jamás».

«Hemos medido el rostro del busto de Nefertiti del Museo de Berlín al milímetro. Es exacto a la momia que encontramos. Son la misma persona».

«Cuando miramos atrás en la Historia sólo vemos el 50% de los que sucedió: nos centramos en lo que hacían los líderes masculinos. He querido dar una visión completa. De hecho, los egipcios consideraban su propia cultura como algo a lo que contribuían ambos sexos, creían que el Universo se había creado así, en perfecto equilibrio».

«Nefertiti fue una de las faraonas más poderosas y, sin embargo, muchos creen que su fama se debe a que era hermosa. En pleno siglo XXI, tenemos dificultades para hacer justicia a las mujeres fuertes. Y para mí, que he estudiado a muchas de ellas, incluyendo a Cleopatra, Nefertiti es un icono porque fue muy influyente, no por su belleza».

«Se maquillaban tanto hombres como mujeres. Y no era sólo para parecer más bellos, sino como gafas de sol naturales, para evitar quedar deslumbrados por el sol. Eran gente muy práctica».
«Hay mucho esnobismo en este trabajo. Provengo de la clase trabajadora, vivo en Yorkshire y no en Londres, no pertenezco a la élite académica y eso siempre está ahí, especialmente en Gran Bretaña».

«Ojalá supiera cómo se construyeron las pirámides. De momento se han descubierto 138 pirámides en Egipto, algunas de ellas muy pequeñas, y no hay dos iguales».

Fuente original: http://www.elmundo.es/papel/lideres/2017/06/30/5954da9d268e3e7e7d8b4666.html

 

Los comentarios están cerrados.