Diagnóstico Antiguo: El cáncer se encuentra en los enterramientos egipcios

Los arqueólogos han descubierto seis casos de cáncer mientras estudiaban los cuerpos de los antiguos egipcios que fueron enterrados hace mucho tiempo en el Oasis de Dakhleh. Los hallazgos incluyen a un niño pequeño con leucemia, un hombre momificado de 50 años con cáncer rectal e individuos con cáncer posiblemente causado por el virus del papiloma humano (VPH).

Los investigadores encontraron estos casos de cáncer mientras examinaban los restos de 1,087 egipcios antiguos enterrados hace 3,000 y 1,500 años.

Al extrapolar estos casos, los investigadores calcularon que el riesgo de cáncer de por vida en el antiguo oasis de Dakhleh era de 5 en 1,000, en comparación con el 50 por ciento en las sociedades occidentales modernas, señalaron El Molto y el Dr. Peter Sheldrick en un artículo publicado en una edición especial sobre el cáncer de la revista International Journal of Paleopathology. “Por lo tanto, el riesgo de cáncer de por vida en las sociedades occidentales de hoy es 100 veces mayor que en la antigua Dakhleh”, afirmaron.

Molto, profesor jubilado de antropología de la Western University de Ontario, Canadá, advirtió que algunas personas que vivían en Dakhleh podrían haber muerto de cáncer sin dejar rastro alguno en sus restos y que las personas en el mundo antiguo tendían a tener vidas más cortas que las de hoy. Sin embargo, incluso teniendo en cuenta estos factores, los investigadores creen que el riesgo de cáncer fue considerablemente menor en el antiguo Egipto.

En cinco de los seis casos, los científicos determinaron que tenían cáncer estudiando las lesiones (agujeros y daño óseo) en sus esqueletos. Esos agujeros quedaron cuando el cáncer se extendió por todo el cuerpo. Por ejemplo, una mujer de entre 40 y 50 años tenía un orificio en el hueso derecho de la cadera de aproximadamente 6,2 cm de tamaño que los investigadores creen que fue causado por un tumor. En un caso (el hombre en sus 50 años con cáncer rectal), se ha conservado un tumor real. Los investigadores no pueden estar seguros de dónde se originaron los cánceres en muchos de los casos.

Jóvenes adultos

Tres de los seis casos (dos mujeres y un hombre) eran personas de entre 20 y 30 años, una edad en la que es raro que desarrollen cáncer, apuntaron los investigadores.

“Cuando los casos de Dakhleh se presentaron por primera vez en encuentros profesionales, hubo un comentario común en contra de aceptar el diagnóstico de cáncer pues “sus edades eran demasiado jóvenes”, escribieron Molto y Sheldrick, médico de Chatham, Ontario, en su artículo, refiriéndose a los tres adultos jóvenes.

Sin embargo, las investigaciones recientes han revelado que el VPH es una causa importante de varias formas de cáncer, incluyendo aquellas que a menudo afectan a los adultos jóvenes. “El VPH está confirmado como causa del cáncer de cuello uterino y testículos, y evolucionó en África mucho antes de que surgiera el Homo sapiens”, escribieron Molto y Sheldrick en su artículo.

“Los dos entierros femeninos y masculinos de Dakhleh, todos adultos jóvenes, podrían haber desarrollado, respectivamente, cáncer del cuello uterino y cáncer testicular”, señalaron los autores. “Sabemos por la investigación actual de la epidemiología del cáncer que ambos tipos alcanzan su punto máximo en las poblaciones de adultos jóvenes.”

Aunque los científicos no pudieron examinar genéticamente a los tres jóvenes adultos para ver si tenían VPH, otros estudios confirman que sí existía en el mundo antiguo, afirmaron Molto y Sheldrick, señalando que el virus probablemente existía en el antiguo oasis de Dakhleh.

No hay tratamientos antiguos

Hasta ahora, la investigación de los textos médicos egipcios y los restos humanos no han revelado ninguna indicación de que los antiguos egipcios tuvieran un tratamiento específico para el cáncer.

“Sabían que algo desagradable estaba pasando”, dijo Molto a Live Science. Sin embargo, “no tenemos ninguna indicación sobre tratamientos específicos para el cáncer, porque no entendían [lo que era el cáncer]”, dijo Molto, y añadió que los antiguos egipcios podrían haber intentado tratar algunos de los síntomas, como las úlceras cutáneas.

Los investigadores dijeron que esperan que en el futuro se recopilen datos sobre el cáncer y otras enfermedades en el actual oasis de Dakhleh. Estos datos podrían entonces compararse con la tasa antigua para proporcionar más pistas sobre cómo el riesgo de cáncer ha cambiado con el tiempo.

 

Fuente original: https://www.livescience.com/62908-ancient-egypt-cancer.html

Los comentarios están cerrados.