915 616 320 · L-J · 17:30-20:30 info@aedeweb.com

Como parte del plan del Ministerio de Turismo y Antigüedades de Egipto para preservar el complejo del templo de Dendera, en Qena, en el Alto Egipto, y convertir la zona que lo rodea en un museo al aire libre, se ha completado la segunda fase de restauración y acondicionamiento.

Los trabajos han incluido la restauración y limpieza de la gran sala, la fachada de entrada y el quiosco de nacimiento.

En 2020, tres criptas y la azotea del templo se abrieron al público tras su restauración.

El templo de Hathor en Dendera contiene varias criptas pequeñas en sus lados oriental, meridional y occidental. Se cree que sirvieron como almacenes o sala de tesoros para el mobiliario ritual, el equipo sagrado y ceremonial y las imágenes divinas utilizadas en la celebración de diversas fiestas y festividades.

Sin embargo, las criptas son pequeñas y es probable que no sirvieran para celebrar rituales formales.

Mustafa Waziri, secretario general del Consejo Supremo de Antigüedades (CSA), ha declarado que se han abierto tres de las 12 criptas situadas bajo el templo.

A las criptas sólo se puede acceder a través de pequeñas aberturas y tienen techos bajos y paredes decoradas con antiguas escenas egipcias. Sólo una de las criptas estaba abierta al público.

La azotea del templo tampoco era accesible a los visitantes, pero tras la restauración, los visitantes pueden disfrutar por primera vez de la vista panorámica de Qena desde lo alto del edificio.

Abdel-Hakim Al-Sagheer, director del templo de Dendara, dijo que el proyecto de conservación del templo había comenzado originalmente en 2005, pero se había detenido en 2011, para reanudarse en 2017.

En 2019, en colaboración con una misión arqueológica francesa, se restauraron bloques, estelas y estatuas que se encontraron en la zona y se dejaron in situ desde su descubrimiento inicial, y se colocaron en soportes de nueva fabricación en la zona al aire libre del templo. La exposición incluye piezas de las galerías de los almacenes de la zona.

Los bloques recién fabricados se han colocado en el patio abierto de la entrada del templo, donde se ha instalado una colección de estatuas de antiguas deidades egipcias. Entre ellas hay estatuas de la diosa Hathor y el dios Bes.

El Templo de Dendera, uno de los templos egipcios antiguos mejor conservados, fue construido principalmente con piedra arenisca y fue descubierto a mediados del siglo XIX por el egiptólogo francés Auguste Mariette.

En su forma actual, el templo de Dendera es en gran parte ptolemaico y romano, ya que su reconstrucción tuvo lugar bajo los Ptolomeos , la última dinastía del antiguo Egipto (305-30 a.C.), y se completó unos 185 años después bajo el emperador romano Tiberio.

Al dedicar un templo a Hathor, los Ptolomeos honraron a una de las deidades más populares de Egipto.

Bajo el dominio griego y romano, los templos egipcios siguieron teniendo mammisi (casas de nacimiento), y el mammisi que se conserva en Dendera fue reconstruido por el emperador romano Augusto cerca de las ruinas del construido por el faraón Nectanebo y está adornado con relieves añadidos por el emperador romano Trajano relativos al nacimiento del dios Horus.

Se convirtió en una iglesia en el siglo V de nuestra era y se construyó una basílica cristiana en la zona situada entre ella y la casa de nacimiento original de Nectanebo.

Fuente original: http://english.ahram.org.eg/News/405260.aspx