La misión arqueológica conjunta polaca italiana descubrió los restos del esqueleto de una joven que padecía artritis reumatoide, en uno de los entierros en el lugar de Sheikh Mohammed Baswan dentro del Proyecto Arqueológico Aswan-Kom Ambo (AKAP).

Confirmado con el D. Mustafa Waziri, secretario general del Consejo Supremo de Arqueología, la importancia de esta revelación, se conoce que es el único caso diagnosticado de artritis reumatoide en el antiguo Egipto hasta ahora, convirtiéndolo en uno de más antiguos del mundo.

Señaló que los próximos años serán testigo de muchas investigaciones científicas sobre el esqueleto descubierto, que supone es una gran aportación científica y clara evidencia de la artritis reumatoide en el antiguo Egipto. Aunque sólo se definió clínicamente en el siglo XVII, la evidencia arqueológica e histórica apunta en efecto a la la enfermedad fue padecida antes el siglo XVII.

Abdul Monem Saeed, director general de arqueología de Aswan, dijo que los estudios sobre el esqueleto descubierto mostraron que varias articulaciones en ambos lados del cuerpo se vieron afectadas, empezando desde manos y pies hasta hombros, codos, muñecas y tobillos.

Añadió que la misión examinó tanto pruebas escritas como fotogénicas en busca de signos de tal enfermedad, pero hasta ahora no se ha encontrado un texto claro de artritis reumatoide.

De acuerdo con la Dra. María Carmela Gatto de la Academia Polaca de Ciencias, la jefa de la misión, el Proyecto Arqueológico Aswan-Kom Ambo tiene como objetivo principalmente entender y estudiar las condiciones de salud de los antiguos egipcios, especialmente los pertenecientes a las clases medias bajas de la sociedad, que vivían en las afueras del antiguo estado egipcio, como es el caso del extremo sur.

El Dr. Antonio Corsi de la Universidad Italiana de Bolonia y Vicepresidente de la Misión, dijo que el Proyecto Arqueológico Aswan-Com Ambo (AKAP) ha estado trabajando desde 2005 en el estudio arqueológico de Aswan y Nubba y la documentación de las áreas prehistóricas, y que es parte de la misión de la Universidad ITALiana de Bolonia en cooperación con el Instituto de Culturas Mediterráneas y Orientales – la Academia Polaca de Ciencias.

En 2016, el proyecto encontró el primer caso de deficiencia de vitamina C en el esqueleto de un niño pequeño hallado en un pueblo que data del período Predinástico (3800-3500 AC). La revelación fue publicada en el International Journal of Ancient Pathology.

Fuente: Ministerio de Turismo y Patrimonio