915 616 320 · L-J · 17:30-20:30 info@aedeweb.com
Una misión británica de la Universidad de Cambridge que trabajaba en la necrópolis de Tell El-Amarna, en la gobernación de Minya, descubrió una pequeña colección de joyas de oro y esteatita (piedra jabón) procedentes de un cementerio de la dinastía XVIII.

Mostafa Waziri, secretario general del Consejo Supremo de Antigüedades, explicó que las joyas procedían del enterramiento de una mujer adulta joven, que fue enterrada con un collar de colgantes en forma de pétalo y tres anillos en los dedos.

Estaba envuelta en una estera textil y de fibra vegetal y fue enterrada en una pequeña tumba de pozo y cámara, junto con otras personas.

Ana Steven, subdirectora de la misión, explicó que la tumba se encuentra en el cementerio del desierto norte de Amarna, en la parte baja del desierto, al oeste de las Tumbas del Norte. Incluye un pequeño número de pozos funerarios y tumbas, así como fosas.

El Proyecto Amarna lleva investigando los cementerios de Amarna desde 2005, con el objetivo de explorar las experiencias vitales y las costumbres funerarias de la antigua ciudad de Ajetatón.

La antigua ciudad egipcia de Amarna sigue contribuyendo a la comprensión del desarrollo de la sociedad humana. No sólo fue el hogar del rey monoteísta Akenaton, su esposa Nefertiti y el joven Tutankamon, sino que sigue siendo uno de los yacimientos arqueológicos más importantes del mundo para comprender cómo vivía la gente en el mundo preclásico.

La misión de la Universidad de Cambridge comenzó las excavaciones en Tel El-Amarna en 1977 en varios yacimientos, como el gran templo de Atón, la aldea de Al-Ahgar, el palacio septentrional y las casas de Ra y Banehesi, según el Director General de Antigüedades del Egipto Medio, Gamal El-Semestawi.

La misión también ha llevado a cabo trabajos de restauración en el pequeño templo de Aton y en el palacio norte.

Tel El-Amarna, situada a unos 12 kilómetros al suroeste de la ciudad de Minya, conserva las ruinas de la ciudad construida por el rey Akenatón y su esposa, la reina Nefertiti, para albergar el culto al dios solar Atón.