Cómo el descubrimiento de la tumba del rey Tut podría cambiar la historia del antiguo Egipto

Este descubrimiento es algo más que un sensacional descubrimiento arqueológico, sin embargo, debido a que el inicio del reinado de Tutankamón es el centro de uno de los más intensivos periodos debatidos de la Egiptología. Una hipótesis no demostrada por Nicholas Reeves, de la Universidad de Arizona, sugiere que el nuevo descubrimiento indica que su tumba perteneció originalmente a Nefertiti.

Tutankamón y Nefertiti se conectan a través del rey Akhenatón, que gobernó durante 17 años, desde alrededor de 1352 a 1336 a.C: Nefertiti fue la “gran esposa real” de Akhenatón y Tutankamón fue su segundo sucesor. Pero la historia no es tan simple como suena.

Preguntas

Tres preguntas claves sobre la vida y la muerte de los dos, Tutankamón y Nefertiti, da una pista de la magnitud potencial de estas cámaras ocultas para nuestra comprensión de la historia del antiguo Egipto.

En primer lugar, no sabemos qué le pasó a Nefertiti. No hay textos después del año 16 del reinado de Akhenatón que la mencionen, y no se ha encontrado su lugar de enterramiento. En segundo lugar, no está claro que le sucedió a Akhenatón durante los pocos años transcurridos entre su muerte y el reinado de Tutankamón. En tercer lugar, no sabemos de manera concluyente quienes eran y ni los padres de Tutankamón ni cómo llegó al trono el rey.

Akhenaton rechazó miles de años de la religión politeísta en Egipto centrándose su culto a un solo dios, el disco solar Atón, lo que lleva a muchos a considerarlo como el primer monoteísta. Se solidificó la nueva religión mediante la construcción de una nueva capital y una corte en un sitio totalmente virgen llamado Amarna en el desierto bajo, al este de Minya. Durante su reinado, Nefertiti tuvo un amplio poder, tanto como gran esposa real como punto clave de acceso de Atón. Las representaciones antiguas de Nefertiti son inusuales y se relacionan con los grandes cambios provocados por la reforma social y la drástica política, pero ella se presentó como una reina fuerte y casi una igual a Akhenatón, adopatando regalía e iconografía asociada con la realeza, incluso conduciendo un carro.

Durante muchos años, los egiptólogos pensaron que en el año 12 del reinado de Akhenatón, Nefertiti desapareció, porque no teníamos inscripciones de la reina tras  esa fecha. Las especulaciones sobre la razón de esta desaparición llevaron desde la idea de una temparana muerte, la creencia de que la reina pudo haber perdido el afecto de Akhenatón o la idea de que habiá sido exiliada. En 2012, sin embargo, un equipo belga publicó una inscripción recientemente descubierta en Deir al-Bersha que registraba a  Nefertiti (con el título de gran esposa real) viva y en buenas condiciones, datada en el año 16 del reinado de Akhenatón. Una pieza de una evidencia perdida que puede cambiar drásticamente nuestra comprensión de la historia del antiguo Egipto.

Pero todavía no sabemos lo que le pasó a Nefertiti después de la muerte de Akhenatón en el año 17 de su reinado. El experimento religioso de Ajenatón falló tras su muerte y se restableció el culto a los dioses antiguos. La reacción posterior a Akhenatón fue extensa. Muchos de sus monumentos (y los de sus colaboradores) fueron desfigurados en un esfuerzo por borrar su nombre, por lo que es difícil reconstruir los acontecimientos del reinado de sus sucesores.

nombres misteriosos

El misterio de quien sucedió a Akhenatón antes de Tutankamón se encuentra en la persona o personas que llevaron los nombres de Nefernefrureatón y Smenkhkare. Es complicado, ya que cada rey o reina podían ser conocidos por varios nombres.

Tres nombres son clave aquí: Nefertiti Nefernefrureatón (nombre completo de Nefertiti), Ankhkheperure Nefernefrureatón (Nefernefrureatón para abreviar) y Ankhkheperure Smenkhkare (llamado Smenkhkare, de forma más sencilla). De tres a cuatro años inmediatamente antes y justo después de la muerte de Akenatón, Nefernefrureatón y Smenkhkare se convirtieron rey o  co-regente – es decir el sucesor oficial que compartió un gobierno conjunto en los últimos años de la vida del rey. No sabemos concretamente las identidades de Nefernefrureatón y Smenkhkare, pero es evidente que estos tres nombres se conectan a través de los nombres Nefernefrureatón y Ankhkheperure.

Mucha tinta se ha derramado tratando de ordenar la identidad y la condición política de estas personas y la secuencia de los acontecimientos que rodearon sus reinados. Nefernefrureatón tomó el poder en algún momento alrededor del final del reinado de Akhenatón. Algunas pruebas en inscripciones hacen que sea razonablemente claro que él, o ella, estuviera en el poder durante tres años como máximo, ya sea como único gobernante o como un co-regente, algo que se discute acaloradamente.

Lo realmente interesante aquí es que algunos egiptólogos argumentan que Nefernefrureatón en realidad podría ser Nefertiti. En algún momento, el nombre de Ankhkheperure Nefernefrureatón fue cambiado a Ankhetkheperure Nefernefrureatón. La “t” parece que apunta a una pista vital: Como la “t” era una terminación femenina en la antigua lengua egipcia, muchos estudiosos sugieren que Nefernefrureatón era una mujer. Por muchas razones ella podría ser Nefertiti, incluyendo el segundo nombre compartido de Nefernefrureatón. Si es así, debe de haberse representado a sí misma como un varón para asumir el cargo de la realeza – un movimiento similar al que hizo la famosa reina Hatshepsut. En definitiva, Nefertiti pudo haber sido brevemente el rey de Egipto, antes de Tutankamón.

En cuanto a Smenkhkare, él o ella aparece de repente en los registros históricos sin ofrecer ninguna pista en cuanto a su filiación o relación con Akhenatón. Basándose en los textos antiguos, Smenkhkare se mantuvo en el poder durante más o menos un año, pero de nuevo, no es seguro si fue un único rey o co-regente. Algunos estudiosos ven a Smenkhkare como un pariente masculino de Akhenatón, posiblemente, medio hermano o hijo, que gobernó como único rey. Otro grupo está de acuerdo en que Smenkhkare fue rey y sucesor de Akhenatón, pero afirman que Smenkhkare fue Nefertiti el cual tomó un nuevo nombre cuando ascendió al trono. En este caso, Nefertiti fue primero Nefertiti (gran esposa real), Nefernefrureatón (corregente de Akhenatón) y finalmente Smenkhkare (único rey). Un tercer grupo sostiene que Smenkhkare vivió antes que Nefernefrureatón y que en realidad nunca llegó a ser rey. Esta teoría ve a Smenkhkare como el varón corregente de Akhenatón que estaba siendo preparado para mantener la religión de Atón, pero desapareció de los registros (tal vez al morir prematuramente), dejando que Akhenatón elevara a  Nefertiti al rango de sucesora con el nuevo nombre Nefernefrureatón. No hay suficientes evidencias para apoyar con seguridad ninguna de estas teorías.

Si las tumbas de Nefernefrureatón o Smenkhkare, con las correspondientes  inscripciones, las pinturas de las tumbas y los objetos funerarios se descubren, sin duda se derramaría luz sobre estos misterios.

Cuando murieron Smenkhkare o Nefernefrureatón, Tutankamón ascendió al trono.  Durante los 10 años de turbulencia (ca 1336-1327 aC) de su reinado, el rey y su corte lograron mover la capital de nuevo a Menfis, restaurando los templos, haciendo de Tebas una vez más el corazón del culto de Egipto, construyendo varios pequeños monumentos y realizando campañas militares en Nubia y posiblemente en el Cercano Oriente. El aspecto más notable de Tutankamón, sin embargo, es que su lugar de enterramiento en el escarpado Valle de los Reyes de alguna manera evitó los robos que habían producido desde la antigüedad.

Nuestro gran problema con Tutankamón es que no sabemos quienes eran su padres, como fue el caso de varias otras figuras contemporáneas. Una inscripción indica que era el “hijo del cuerpo de rey”, lo que apoyaría la idea de que fue el hijo de Akhenatón. Un estudio de ADN realizado en 2010 por Zahi Hawass y los científicos del Centro de Investigación Nacional de El Cairo informó de que Tutankamón era hijo de una momia masculina que se encuentra en una tumba en el Valle de los Reyes (KV 55). esta tumba contiene varias momias y tiene mezcla de objetos funerarios. Las inscripciones del ataúd habían sido usurpadas, pero los objetos funerarios y el estilo del ataúd sugieren una fecha en torno reinado de Akhenatón. Esto llevó a muchos a sugerir que la momia del padre debía ser Akhenatón o Smenkhkare. No hay textos que indiquen la identidad de su madre, pero en el estudio de ADN se  muestra a una momia de otra caché mixta de momias reales en el Valle de los Reyes (KV 35) que fue su madre. Una vez más, tenemos el cuerpo, pero ninguna identificación.

Una tumba poco probable
Además, varios aspectos de la tumba de Tutankamón no se ajustan a la imagen de un entierro real. Su tumba es realmente pequeña. Sus 109.83 m2, palidecen en comparación con las otras tumbas del Valle de los Reyes. Por ejemplo, el rey Tutmosis IV, que también reinó tan sólo 10 años, tenía una tumba de 407,4 m2 con un diseño más complejo. Y la mayoría de los objetos de entierro de Tutankamón no se hicieron en realidad para él. Muchos objetos fueron usurpados desde la época de Akhenatón en su mayoría pertenecientes a Nefernefrureatón y Smenkhkare – y re-tallados con su nombre. Incluso el famoso sarcófago de Tutankamón fue probablemente tomado del conjunto preparado para el entierro de Smenkhkare.

La mejor explicación es que el rey murió repentinamente a una edad temprana, dejando a todos empleados en preparar el enterramiento. Por lo tanto, su sucesor pudo decidir hacerse cargo de una tumba perteneciente a un individuo no real en el Valle de los Reyes y requisar objetos funerarios de otras personas. Sin embargo, la alta proporción de artículos funerarios reutilizados de Nefernefrureatón y Smenkhkare es inusual y plantea una serie de preguntas sobre dónde fueron enterrados estos dos individuos.

Con la confirmación del Ministerio de Antigüedades de dos cámaras en la tumba de Tutankamón, existe un gran potencial para comprender mejor los problemas no resueltos en torno a los reinados de Akhenatón y Tutankamón. El peor escenario sería que las dos puertas condujeran a habitaciones vacías, pero todavía sería algo sumamente interesante, ya que va a cambiar nuestra comprensión del monumento. Este hallazgo podría, sin embargo, conducir a una inscripción, un relieve, una pintura o un objeto que arrojara luz sobre el final del reinado de Akhenatón, lo que le pasó a Nefertiti, las identidades de Nefernefrureatón y Smenkhkare o quienes fueron los padres de Tutankamón.

Fuente original: http://www.madamasr.com/sections/culture/how-discovery-king-tut%E2%80%99s-tomb-could-change-history-ancient-egypt

Los comentarios están cerrados.