915 616 320 · L-J · 17:30-20:30 info@aedeweb.com

Los arqueólogos egipcios están dando la voz de alarma por la amenaza que el cambio climático y la contaminación suponen para el patrimonio antiguo del país, que es único, y por el creciente número de incendios forestales y la subida del nivel del mar que suponen un riesgo para los trabajos de conservación.

El Ministerio de Turismo y Antigüedades anunció el 14 de agosto que se produjo un incendio detrás de la zona arqueológica de Mit Rahinah, en la provincia de Guiza.

Ayman Ashmawy, jefe del Sector de Antigüedades Egipcias del Consejo Supremo de Antigüedades, comentó que el incendio se controló sin causar víctimas ni pérdidas en las antigüedades. Ashmawy atribuyó la culpa del incendio al clima extremadamente caluroso, que había secado la vegetación de la zona, haciéndola más susceptible de incendiarse.

“La quema de maleza debido al calor no es nueva. Ha ocurrido con regularidad en la zona de varios lugares arqueológicos en los últimos años, especialmente en verano, debido al aumento de la temperatura a lo largo de los años”, dijo Mamdouh Ouda, director de Gestión de Riesgos y Desastres del Ministerio de Antigüedades, a Al-Monitor.

“A causa de las altas temperaturas, las malas hierbas se encienden espontáneamente”, dijo, observando que las malas hierbas pueden ser eliminadas rociándolas con materiales químicos. “Pero sus raíces permanecen y las altas temperaturas y la humedad las ayudan a crecer de nuevo”.

La Autoridad Meteorológica anunció el 3 de agosto que había realizado un estudio sobre el verano de 2021 y lo había comparado con los últimos cinco veranos. El estudio reveló que el de este año es el más caluroso desde 2017: Las temperaturas son más altas que las de 2017 (que rondaron lo normal) con un aumento de 3 a 4 grados centígrados.

Las temperatura a la sombra en El Cairo alcanzó los 40 Cº, en el Bajo Egipto 42 Cº, en las costas del norte 34-35 Cº y en el sur del país 44-45 Cº.

Ouda advirtió que el aumento de la temperatura provoca daños en dos tipos de antigüedades: las orgánicas, como los textiles, el lino, el cuero, las alfombras y la madera, y las inorgánicas, como los templos y los monumentos de piedra.

“La alta temperatura conduce a la deshidratación del contenido de agua de estas antigüedades; también conduce a la expansión de los materiales inorgánicos. La atmósfera más fría hace que se contraigan los minerales y las piedras, así como las inscripciones murales que se encuentran en las tumbas”.

Ouda indicó que el Estado está dispuesto a construir más museos en todo el país para reunir las piezas arqueológicas del país en estos lugares bien equipados para salvarlos de los problemas relacionados con el cambio climático.

“Las piezas expuestas en los museos se conservan bien, ya que los museos están equipados con aire acondicionado y ajustan la temperatura y la humedad. Pero algunos yacimientos no pueden conservarse dentro de los museos con aire acondicionado, como las tumbas. [En estos sitios, el Ministerio se encarga de su mantenimiento y reparación periódica cada seis o doce meses”, añadió.

En algunos casos, el Estado traslada los objetos antiguos a otros lugares adecuados para salvarlos, y eso es lo que ha ocurrido en el caso del Museo Textil Egipcio.

Como parte del desarrollo estatal de El Cairo Histórico, el Sabil Mohamed Ali, en la calle Moez de El Cairo Islámico, se transformó en el Museo Textil Egipcio en 2010, el primer museo textil de Oriente Medio. El sabil, o fuente pública, fue construido por Muhammad Ali Pasha en 1820.

Este museo especializado albergaba más de 1.000 textiles desde la época faraónica hasta la moderna, pasando también por fondos de las épocas griega y romana, la copta y la islámica, así como los de las provincias, el revestimiento de la Kaaba, además del departamento de textiles importados, como los estilos iraní, iraquí y yemení.

“El sabil era un lugar estrecho y cerrado, y a veces el aire acondicionado no funcionaba. Así que para salvar los textiles expuestos, se trasladó en 2020 a un lugar más grande: el Museo Nacional de la Civilización Egipcia en Fustat.

Además, la tumba de la reina egipcia Nefertari ha sido restaurada recientemente, ya que las coloridas pinturas de su interior comenzaron a desvanecerse debido a la humedad y al creciente número de visitantes.

La tumba, de 3.000 años de antigüedad y situada a 80 kilómetros al sur de El Cairo, es famosa por sus magníficas pinturas con representaciones de dioses egipcios y de la propia Nefertari, que aparece representada con una forma inusualmente realista. Los vivos colores de estas ilustraciones varían entre el naranja, el azul y el verde.

Nefertari era la esposa favorita del rey Ramsés II. Su tumba se encuentra en el Valle de las Reinas de Luxor y fue descubierta en 1904.

Para proteger la tumba tras la restauración, las autoridades están limitando el número de visitantes e instalando monitores para controlar los niveles de temperatura y humedad.

La egiptóloga Monica Hanna cree que el Estado debería hacer más para preservar las antigüedades de los daños.

“Nuestras antigüedades -la mayoría de las cuales son de piedra- han soportado altas temperaturas durante miles de años. Sí, la temperatura está aumentando, pero el Estado puede tomar medidas como la restauración de vez en cuando. Pero el efecto de la contaminación sobre las antigüedades es más peligroso, ya que tiene efectos sobre las sustancias químicas de la piedra de estas antigüedades. Así que debería haber una política medioambiental para resolver este problema”, dijo a Al-Monitor.

Hanna señaló: “El Estado debe tomar medidas para eliminar los índices de contaminación alrededor de los sitios arqueológicos, ya sea en el agua, el aire o el propio suelo.”

En la ciudad costera de Alejandría, el Ministerio de Antigüedades, en colaboración con la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional y la Autoridad Nacional de Agua Potable y Alcantarillado, restauró en 2019 el yacimiento arqueológico de Kom El-Shokafa, afectado por aguas subterráneas que amenazaban las reliquias de la catacumba debido al aumento de la humedad en esa zona. Este proyecto para reducir el nivel de agua subterránea ayudó a salvar cientos de reliquias raras de ser inundadas.

“El calentamiento global que provoca la subida del nivel del mar tiene un efecto peligroso sobre los sitios patrimoniales y las ciudades que dan al Mediterráneo”, dijo a Al-Monitor el egiptólogo Hussein Abdel Bassir, director del Museo de Antigüedades de la Biblioteca de Alejandría.

Abdel Bassir puso como ejemplo lo ocurrido con el fuerte de Qaitbay, del siglo XV. “La subida del nivel del mar hizo que el agua pasara por debajo de la parte norte del fuerte, mientras que las olas golpeaban la parte superior del norte. El movimiento del mar ha arrancado arena del fuerte que amenaza la estabilidad de su estructura”.

Señaló que “el ministerio construye una laguna entre la ciudadela y el mar y una orilla alternativa para que funcione como zona de amortiguación”, y añadió que en muchos otros lugares de Alejandría, como Manshiya, una de las partes más antiguas de la ciudad, el ministerio levantó enormes bloques de hormigón para impedir que el agua cubriera el terreno.

Fuente original: : https://www.al-monitor.com/originals/2021/09/extreme-heat-takes-toll-egypts-archaeological-heritage#ixzz75gXr9nGt