915 616 320 · L-J · 17:30-20:30 info@aedeweb.com

Con su mentón estrecho, su nariz pequeña y su pelo rizado se parece físicamente a su padre, dijo la radióloga Sahar Saleem. Quizás lo más sorprendente para alguien que vivió hace unos 3.500 años, es que tenga además una dentadura notablemente buena.

Saleem se refiere al cuerpo momificado del faraón Amenhotep I, un rey guerrero que ha sido una suerte de enigma por ser una de las pocas momias reales que no han sido desenvueltas en tiempos modernos.

Hasta ahora, claro. Saleem, profesor de radiología de la Facultad de Medicina de la Universidad de El Cairo, forma parte de un equipo que ha desenvuelto a Amenhotep I no físicamente, sino digitalmente.

Los resultados, que utilizan la tecnología de tomografía computarizada (TC) en 3D, no tienen precedentes y son fascinantes. Proporcionan detalles sobre su aspecto y la suntuosidad de las joyas con las que fue enterrado.

“Demostramos que Amenhotep I tenía aproximadamente 35 años cuando murió”, dijo Saleem. “Medía aproximadamente 169 cm de altura [1,70 m], estaba circuncidado y tenía una buena dentadura.

Dentro de sus envolturas, llevaba 30 amuletos y un cinturón de oro único con cuentas de oro.

“Amenhotep I parece parecerse físicamente a su padre… tenía un mentón estrecho, una nariz pequeña y estrecha, pelo rizado y dientes superiores ligeramente salientes”.

Saleem es la autora principal de un estudio publicado el martes en la revista Frontiers in Medicine.

Dijo que el hecho de que sus dientes estuvieran tan bien daba testimonio de lo “asombroso” que era el proceso de momificación. “Los cuerpos momificados estaban bien preservados. Incluso los pequeños huesos del interior de las orejas. Sin duda, los dientes de Amenhotep estaban bien conservados. Muchas momias reales tenían una mala dentadura, pero Amenhotep I tenía una buena dentadura”.

Amenhotep I fue el segundo rey de la dinastía XVIII y ascendió al trono tras la muerte de su padre, Ahmose I. Gobernó Egipto durante unos 21 años, entre 1525 y 1504 a.C. aproximadamente.

Su nombre significa “Amón está satisfecho”. Su nombre en el trono era Dyeserkara – “Santa es el alma de Ra”- y se considera que tuvo un reinado pacífico que le permitió concentrarse en la organización administrativa y la construcción de templos. Es posible que reinara junto a su madre, Ahmose-Nefertari.

Los egiptólogos saben, por los jeroglíficos descifrados, que Amenhotep fue desenvuelto por los sacerdotes en el siglo XI a.C. -durante la dinastía XXI – para reparar los daños causados por los ladrones de tumbas.

También se había especulado con la posibilidad de que lo desenvolvieran para reutilizar el equipo funerario real o robar ornamentos. Saleem dijo que sus hallazgos desmontaron esas teorías y demostraron que los sacerdotes tenían las mejores intenciones.

La tumba original de Amenhotep I nunca se ha encontrado. Fue descubierta en 1881 en un lugar de Luxor donde se sabe que los funcionarios de la dinastía XXI escondían las momias de reyes y nobles para protegerlas de los ladrones de tumbas.

Su hogar es el Museo Egipcio de El Cairo. No ha sido desenvuelto por la “perfecta” envoltura de lino cubierta por guirnaldas de delfinios, cáñamo de río egipcio y flores de azafrán, y por la belleza de su máscara funeraria pintada.

Cuando se abrió el ataúd por primera vez se encontró una avispa conservada, probablemente atraída por el olor de las guirnaldas.

El equipo de investigación ha descubierto que el cerebro de Amenhotep está intacto, a diferencia de otros reyes como Tut-anj-Amón y Ramsés II.

Saleem dijo que el proyecto había sido emocionante, “como desenvolver un regalo”.

El equipo esperaba encontrar pruebas de cómo murió Amenhotep, pero eso ha sido difícil.

“No pudimos encontrar ninguna herida o desfiguración debida a una enfermedad que justificara la causa de la muerte, salvo numerosas mutilaciones postmortem, presumiblemente realizadas por ladrones de tumbas tras su primer entierro”, dijo Saleem. “Sus vísceras habían sido retiradas por los primeros momificadores, pero no su cerebro ni su corazón.

“Demostramos que, al menos en el caso de Amenhotep I, los sacerdotes de la dinastía XXI repararon amorosamente las heridas infligidas por los ladrones de tumbas, devolvieron a su momia su antigua gloria y conservaron las magníficas joyas y amuletos en su lugar”

https://www.theguardian.com/science/2021/dec/28/egyptian-pharaohs-mummified-body-gives-up-its-secrets-after-3500-years?fbclid=IwAR3TdDMLRqM-cIQSjRaXY7_li8vlAj3Vp3063935dbccEklOMCgqpsr3P34.

https://www.livescience.com/mummy-of-pharaoh-amenhotep-unwrapped

https://elpais.com/cultura/2021-12-29/amenofis-i-fue-vuelto-a-vendar-de-buen-rollo.html

https://www.elmundo.es/ciencia-y-salud/ciencia/2021/12/28/61c9fa8d21efa0f1588b45af.html

Artículo original:

Sahar N. Saleem, Zahi Hawass, “Digital Unwrapping of the Mummy of King Amenhotep I (1525–1504 BC) Using CT”, en: Frontiers in Medicine. Diciembre 2021. https://www.frontiersin.org/articles/10.3389/fmed.2021.778498/full