El descubrimiento de la tumba del sacerdote Kaires

Tras dos semanas de trabajo en su concesión arqueológica en el área de la pirámide de Abusir, la expedición en curso del Instituto Checo de Egiptología de la Facultad de Artes de la Charles University descubrió un complejo funerario único del sacerdote y confidente real Kaires.

La tumba se encuentra en el corazón del terreno piramidal que se construyó en los siglos XXV y XXIV a.C., es decir, durante la Dinastía V, en una zona en la que sólo se enterraba a los miembros de la familia real y a los más altos dignatarios del Estado de la época.

El complejo de Kaires se extiende sobre un área de más de 500 m2, y además de esta tumba misma contiene varias otras salas que servían para el culto funerario y la purificación ritual de los sacerdotes antes de que pudieran entrar en la tumba. La capilla de culto representa una singularidad arquitectónica de todo el tercer milenio a.C., ya que está pavimentada con bloques de basalto. El uso del basalto era un privilegio exclusivo de los reyes y su presencia aquí es una de las varias piezas que evidencian del estatus excepcional del dueño de la tumba. Desafortunadamente, sólo se han conservado algunas piezas de la estela de culto con los títulos del propietario, la llamada puerta falsa.

La cámara funeraria de Kaires fue saqueada en la antigüedad, pero frente al sarcófago de caliza, se ha conservado milagrosamente su estatua de granito con restos policromos y otros títulos ubicados en su sitio original. Son estos títulos los que indican la excepcional carrera de Kaires.

Kaires fue amigo único (del rey), supervisor de todas las obras del rey, guardián del secreto de la Casa de la Mañana, administrador del palacio real, el más importante de la Casa de la Vida, inspector de los sacerdotes que servían en los complejos de la pirámide de los reyes Sahura y Neferirkara, sacerdote de la diosa Hathor, señora del sicómoro, en Cuzáyas (una ciudad en el sur de Egipto), guardián de los dos tronos (i.e. del sur y norte de Egipto), así como titular de varios otros títulos. La Casa de la Mañana era un lugar específico, donde el rey venía por la mañana a desayunar y vestirse, mientras que la Casa de la Vida era una institución, donde los egipcios almacenaban textos grabados en papiro que contenían sus conocimientos y sus tratados religioso-filosóficos.

El descubrimiento de esta estatua es la respuesta a la eterna pregunta de si los antiguos egipcios colocaban las estatuas en sus cámaras funerarias. Eso prueba que sí lo hicieron.

Otro rasgo único de la tumba es la construcción de la cámara funeraria, que fue construida en un pozo abierto. Después de bajar el sarcófago y de forrar las paredes laterales con bloques de piedra caliza, la cámara se cerró con varios bloques gigantes de piedra caliza en el techo, cada uno de los cuales pesa al menos 8-9 toneladas.

Aunque la expedición aún está en marcha y el análisis final de todos los datos e información recopilados llevará mucho más tiempo, puede decirse incluso en esta etapa de la excavación que se trata de un descubrimiento único: la tumba de una figura excepcional de la historia de Egipto del tercer milenio antes de Cristo. Los títulos de Kaires lo sitúan al nivel de los visires (primeros ministros) de la época, mientras que la arquitectura de su tumba supera por completo las costumbres contemporáneas, y la valoración completa de este hecho sólo será posible después de una investigación más profunda.

Las excavaciones se han llevado a cabo en estrecha colaboración con el Ministerio de Antigüedades de la República Árabe de Egipto y la Inspección de Antigüedades de Saqqara.

Fuente original: https://cegu.ff.cuni.cz/en/2018/10/02/the-discovery-of-the-tomb-of-priest-kaires/

Los comentarios están cerrados.