915 616 320 · L-J · 17:30-20:30 info@aedeweb.com

Un estudio de tomografía computarizada de la momia del rey Seqenenra-Taa-II, cuya muerte contribuyó finalmente a la expulsión de los invasores de Egipto y a la reunificación del reino, ha desvelado nuevos detalles sobre cómo murió el rey.

El estudio de Zahi Hawass y Sahar Saleem se ha publicado el 17 de febrero en una revista científica (Frontiers in Medicine). Hawass y Saleem sugieren que el faraón murió cerca del campo de batalla y fue ajusticiado ceremonialmente por varios atacantes con armas hicsas. Las imágenes de TC en 3D revelan que los embalsamadores habían ocultado hábilmente algunas de las heridas, lo que implica una momificación del cuerpo realizada por profesionales en el taller de momificación real tebano

La tecnología médica moderna ayudó a revelar la historia de un rey del antiguo Egipto que fue asesinado en aras de la reunificación de Egipto en el siglo XVI a.C.

El faraón Seqenenra Taa II el Valiente, gobernó el sur de Egipto durante la ocupación del país por los hicsos, una dinastía gobernante extranjera que se apoderó del delta en el norte de Egipto durante aproximadamente un siglo (1650-1550 a.C.). Su momia  fue descubierta en la caché real de Deir el-Bahari en 1881 y fue examinada entonces por primera vez; en la década de 1960, la momia se estudió con rayos X. Estos exámenes indicaron que el rey fallecido había sufrido varias lesiones graves en la cabeza; sin embargo, no había lesiones en el resto del cuerpo.

Las teorías han sido diversas en cuanto a la causa de la muerte del rey, ya que algunos creían que había muerto en una batalla, quizá a manos del propio rey hicso. Otros indicaron que Seqenenra pudo ser asesinado en una conspiración mientras dormía en su palacio. Debido al mal estado de la momia, algunos sugirieron que la momificación pudo haber tenido lugar a toda prisa, lejos del taller de momificación real.

La tecnología de la tomografía computarizada es una de las técnicas de imagen médica utilizadas para estudiar los restos arqueológicos, incluidas las momias, de forma segura y no invasiva, lo que contribuye a su conservación. La tomografía computarizada ha permitido estudiar muchas momias reales egipcias y determinar la edad en el momento de la muerte, el sexo, así como la forma en que fallecieron.

En su investigación, Hawass y Saleem presentaron una nueva interpretación de los hechos anteriores y posteriores a la muerte del rey, basada en la reconstrucción de imágenes de TC bidimensionales y tridimensionales mediante tecnologías informáticas avanzadas.

Las manos deformadas indican que Seqenenra pudo haber sido capturado en el campo de batalla y que sus manos fueron atadas a la espalda, lo que le impidió desviar el feroz ataque de su rostro. La tomografía computarizada de su momia reveló detalles de las lesiones en la cabeza, incluidas heridas que no se habían descubierto en exámenes anteriores y que habían sido hábilmente ocultadas por los embalsamadores.

La investigación abarcó el estudio de varias armas hicsas almacenadas en el Museo Egipcio de El Cairo, entre ellas un hacha, una lanza y varias dagas. Saleem y Hawass confirmaron la compatibilidad de estas armas con las heridas de Seqenenra.

Los resultados indican que Seqenenra fue asesinado mediante múltiples golpes desde diferentes ángulos por varios atacantes hicsos que utilizaron diferentes armas. El rey fue más bien asesinado en una ejecución ceremonial. Esto indica que estaba realmente en primera línea, arriesgando su vida con sus soldados para liberar Egipto.

En este estudio con TAC también se determinó que Seqenenra tenía unos cuarenta años en el momento de su muerte, en base a la forma de los huesos (como la articulación de la sínfisis del pubis) proporcionando la estimación más precisa hasta la fecha.

Zahi Hawass, ex ministro egipcio de Antigüedades, y Sahar Saleem, profesora de radiología, son pioneros en el uso de la tomografía computarizada para estudiar varias momias reales del Reino Nuevo, entre las que se encuentran reputados guerreros como Thutmés III, Ramsés II y Ramsés III; sin embargo, Seqenenra parece ser el único de ellos que estuvo en primera línea de combate.

Además, el estudio reveló importantes detalles sobre el embalsamamiento del cuerpo del rey.

Por ejemplo, los embalsamadores utilizaron un sofisticado método para ocultar las heridas de la cabeza del rey bajo una capa de material de embalsamamiento que funciona de forma similar a los rellenos utilizados en la cirugía plástica moderna. Esto significa que la momificación se realizó realmente en un taller de momificación real y no en un lugar mal preparado, como se había sugerido anteriormente.

Este estudio aporta nuevos e importantes detalles acerca de un punto clave en la larga historia de Egipto. La muerte de Seqenenra inspiró a sus sucesores a continuar la lucha por unificar Egipto y fundar el Nuevo Reino.

En una estela conocida como la Tablilla de Carnavaron, encontrada en el Templo de Tebas de Karnak, se recogen las batallas libradas por Kamose, hijo de Seqenenra, contra los hicsos. Kamose cayó muerto durante la guerra contra los hicsos, y fue Ahmose, el segundo hijo de Seqenenra, quien completó la expulsión de los hicsos. Luchó contra ellos, los derrotó y los persiguió hasta Gaza, en Palestina, y reunificó Egipto.

Fuente original: http://english.ahram.org.eg/News/404255.aspx

En español: https://www.elmundo.es/cultura/2021/02/17/602d0df8fc6c83be3a8b4648.html

https://www.abc.es/cultura/abci-revelan-nuevos-detalles-muerte-seqenenra-faraon-brutalmente-asesinado-hicsos-202102170918_noticia.html

En inglés: https://dailynewsegypt.com/2021/02/17/ct-scan-on-pharaoh-seqenenre-taa-ii-mummy-reveals-cause-of-death/

Artículo: https://www.frontiersin.org/articles/10.3389/fmed.2021.637527/full