915 616 320 · L-J · 17:30-20:30 info@aedeweb.com

El arte de la palabra y el dominio de la escritura fueron dos piezas clave en el desarrollo de la civilización faraónica. La herencia escrita es ingente y abarca numerosos géneros. Ya fuese destinada a una vida efímera sobre el papiro o al carácter intemporal otorgado por la piedra, la escritura invadió todos los espacios de la sociedad.

Nació con una finalidad económica, pero pronto adquirió un interés trascendental: “Sé hábil de palabras […]. Las palabras valen más que todos los combates”, se exhorta al rey Merikará, de la dinastía X, en las enseñanzas redactadas por su padre. Cuando el egipcio se encontraba en apuros debía recurrir a ellas: “Contesta sin balbucear, la boca de un hombre puede salvarlo, su discurso puede proporcionarle la indulgencia”, se aconseja a un marinero en el Cuento del náufrago para justificar ante el faraón el fracaso de su expedición.

Así pues, en una sociedad eminentemente iletrada como la egipcia, el escriba fue capital para la construcción del armazón económico-cultural. Primero, como…

Seguir leyendo: https://www.lavanguardia.com/historiayvida/historia-antigua/20191029/471248130940/escrribas-antiguo-egipto.html