915 616 320 · L-J · 17:30-20:30 info@aedeweb.com

Después de que un equipo arqueológico polaco afirmara haber encontrado un feto “en salmuera” dentro de una antigua mujer egipcia, otros científicos han cuestionado sus conclusiones.

Un equipo de investigación arqueológica polaco afirma haber descubierto el primer caso de un feto “en salmuera” dentro de una antigua mujer egipcia.

Un trabajo de investigación publicado en enero por los científicos del Proyecto Momia de Varsovia reveló que el cuerpo pertenece a una mujer embarazada que murió entre los 20 y los 30 años. La momia llegó a Varsovia en 1826 dentro de un sarcófago. Por aquel entonces, se pensaba que la momia era masculina, ya que la inscripción del ataúd la identificaba como un sacerdote varón llamado Hor-Dyehuty, lo que añade más misterio a la historia. La momia femenina podría haber sido robada o transferida al sarcófago del sacerdote.

Los investigadores creen que la mujer pertenecía a la comunidad de alto estatus de Tebas, dada la buena calidad de la momificación del cuerpo. También se cree que la mujer estaba embarazada de entre 26 y 30 semanas, y que el feto se había “encurtido” dentro del útero.

Marzena Ożarek-Szilke, una de las investigadoras del equipo polaco, declaró a la revista Science in Poland: “Durante el proceso de momificación, se cubrió a la fallecida con natrón, una mezcla de sodio de origen natural, para secar el cuerpo. El feto, sin embargo, permanecía en el útero y comenzaba a “encurtirse” en un ambiente ácido. El proceso era similar al que gracias a los cuerpos prehistóricos se han conservado hasta nuestros días en los pantanos”.

Sin embargo, en una entrevista telefónica con Al-Monitor, Sahar Selim, radióloga de la Universidad de El Cairo, dijo: “No es posible detectar ningún hueso mediante el examen de las momias. Por lo tanto, el descubrimiento del feto no es seguro. … Lo que los hallazgos polacos describen como un embrión no es más que rollos de material de embalsamamiento”.

Continuó: “No se detectaron configuraciones anatómicas ni huesos. No es lógico que los huesos del feto se disuelvan y su cuerpo permanezca intacto. Además, en el proceso de momificación, el útero se extrae junto con los intestinos, de lo contrario el cuerpo se pudriría y la momificación sería un fracaso.”

Selim dijo que la masa pélvica no podía ser la cabeza del feto, como afirma el estudio polaco, porque los huesos del cráneo de un feto no están fusionados, “lo que significa que el cráneo se habría desintegrado y colapsado” después de la muerte.

El proceso de momificación en el antiguo Egipto eliminaba las entrañas del cuerpo para evitar que se desintegrara, dijo. “El útero es un entorno rico en bacterias, lo que provocaría la descomposición de la momia. Por eso no se han descubierto fetos dentro de las antiguas momias egipcias”, dijo Selim.

En abril de 2021, los medios de comunicación se hicieron eco de la noticia del Proyecto Momia de Varsovia. El equipo de investigación polaco defiende su teoría en un artículo publicado, argumentando que este fenómeno es similar al de los cuerpos momificados de forma natural, como una cáscara de huevo que contiene mucho calcio, o los huesos humanos.

El estudio compara el proceso con la colocación de un huevo en un recipiente lleno de ácido, lo que provocaría la disolución de la cáscara, dejando la albúmina y la yema. Esto, según el documento, explica la falta de huesos en el feto, ya que el entorno del cuerpo humano es alcalino y se vuelve ácido después de la muerte, lo que provoca la disolución de los huesos.

El trabajo añade que, incluso hasta el séptimo mes de embarazo, los huesos del feto están poco mineralizados, lo que los hace más fáciles de disolver que los huesos de los niños mayores y los adultos.

Samia al-Mirghani, profesora de antropología y antigua directora del Centro de Investigación y Conservación de Antigüedades, dijo a Al-Monitor: “La razón por la que se descubrió una momia embarazada es que tanto el feto como la mujer embarazada murieron mientras daba a luz… y el feto quedó momificado dentro de ella”, lo que se detectó mediante una tomografía computarizada de la momia.

Añadió que en Egipto no se realizan tomografías a todas las momias, “pero si se amplían estas radiografías o tomografías, podríamos descubrir muchas momias similares”.

Mirghani confirmó que el Ministerio de Antigüedades sigue investigando si la momia salió de Egipto legalmente o mediante contrabando.

Zahi Hawass, ex ministro egipcio de Antigüedades, dijo a Al-Monitor que el descubrimiento no es el primer caso de una momia embarazada, ya que en 2010 se descubrió otra momia embarazada.

El cuerpo pertenecía a una enana de hace 4.600 años, y fue descubierto en las tumbas de los trabajadores que construyeron las pirámides, dijo a Al-Monitor.

“Descubrimos esta momia en las tumbas de los trabajadores, y en su momento fue una primicia. Lo que descubrieron los científicos polacos no es algo nuevo para nosotros”, añadió Hawas.

Fuente original: https://www.al-monitor.com/originals/2022/02/researchers-argue-over-fetus-found-inside-egyptian-mummy