915 616 320 · L-J · 17:30-20:30 info@aedeweb.com

El jardín suele considerarse un esfuerzo humano por domesticar el mundo natural, pero el árido entorno de Egipto dificultaba el cultivo de árboles y plantas lejos del río Nilo.

Los jardines eran caros de construir y requerían un alto nivel de mantenimiento, sin embargo, la información de las representaciones de las tumbas, los restos arqueológicos y los textos del periodo faraónico sugieren que los jardines eran muy populares y se construían dentro de las casas ricas, los palacios reales, los templos religiosos y mortuorios y las tumbas.

Un jardín típico en el antiguo Egipto constaba de tres componentes: un muro de cerramiento, un estanque de agua, un pozo o un canal y árboles, flores y verduras.

Al igual que en cualquier lugar de hoy, en el antiguo Egipto crecía mucho la fruta y la gente también cultivaba frutas, verduras y flores en sus jardines. Mientras fotografiaba objetos egipcios para nuestras colecciones en línea, me encontré con los restos de fruta del antiguo Egipto que se dejaban en las tumbas como ofrendas funerarias para los difuntos: granadas, uvas, higos, dátiles, frutos de persea, frutos de palma dom, pero también cebada, trigo, ¡incluso semillas de lentejas y de sandía! Me sorprendió ver cómo todas estas frutas y semillas se conservaban tan bien después de miles de años.

Seguir leyendo el artículo en inglés: https://www.liverpoolmuseums.org.uk/stories/gardens-ancient-egypt