915 616 320 · L-J · 17:30-20:30 info@aedeweb.com

Durante más de medio siglo Josep Padró ha convertido su pasión por el antiguo Egipto en una fuente inagotable de investigaciones, hasta superar las cuatrocientas. Un arrebato faraónico que Padró (Barcelona, 1946) destila ahora a través de las páginas de Secretos del Antiguo Egipto (Crítica), una suerte de compendio de los aspectos más sorprendentes de la civilización del Nilo.

“Sigue habiendo muchas cuestiones pendientes. Egipto es uno de los mayores yacimientos arqueológicos del mundo. A pesar de que desde hace muchos años se está mordiendo aquí y allá, quedan extensiones enormes de terreno por excavar. Puede seguir produciendo sorpresas durante siglos a no ser que se descubra un método arqueológico más rápido que el pico y la pala”, reconoce en una entrevista con EL MUNDO este catedrático emérito de la Universidad de Barcelona, curtido tras años de excavaciones en Heracleópolis Magna y Oxirrinco.

A un egiptólogo como usted, ¿qué le ha enseñado el antiguo Egipto?

Me ha enseñado que muchas de las preguntas que nos cuestionamos hoy acaban teniendo su último porqué en el antiguo Egipto. En definitiva, podríamos decir que los orígenes de nuestra civilización no están en Grecia o Roma, como comúnmente se cree, sino que hay que retroceder un poco más y llegar a Egipto.Usted reivindica en su libro que “somos herederos del antiguo Egipto”. No sé si somos conscientes de la deuda que tenemos…No lo somos, el público en…

Seguir leyendo: https://www.elmundo.es/ciencia-y-salud/ciencia/2020/11/21/5fa5abf1fc6c839f618b4603.html