El sistema sanitario del antiguo Egipto era “avanzado y eficaz” para su época, según los autores de un nuevo libro sobre el tema.

Medicine and Healing Practices in Ancient Egypt, de los investigadores Rosalie David y Roger Forshaw, ofrece una nueva perspectiva de las prácticas médicas en el país de los faraones hace miles de años.

Queríamos analizar la medicina y los métodos curativos del antiguo Egipto desde una perspectiva diferente”, explicaron a Newsweek los investigadores, afiliados a la Universidad de Manchester (Reino Unido).

“Mientras que los relatos anteriores se han centrado principalmente en las diversas enfermedades, dolencias y tratamientos recogidos en las inscripciones y el registro paleopatológico, nuestro libro ofrece una interpretación ‘centrada en las personas’, que examina esencialmente cómo funcionaba el sistema para los prestadores de asistencia sanitaria y sus pacientes”, explicaron.

El sistema asistencial incluía “tratamientos farmacéuticos” con recetas creadas a partir de minerales, ingredientes vegetales y partes de animales; cirugía básica y tratamientos pragmáticos, como vendar miembros rotos; y, en mucha menor medida, remedios “mágicos”.

Según los investigadores, estos tratamientos estaban al alcance de hombres, mujeres y niños de todos los estratos sociales.

“Este enfoque universal, junto con una actitud ilustrada hacia la deformidad y la discapacidad y la prestación de atención a los ancianos/enfermos, era un sistema global que funcionó bien para los antiguos egipcios durante más de 3.000 años”, dijeron los investigadores.

En un comunicado de prensa, David, profesor emérito de Egiptología biomédica, afirmó: “El sistema sanitario egipcio era avanzado y tenía éxito, sobre todo por idear formas innovadoras de tratar las mordeduras de serpiente y salvar vidas. Sus logros, aunque ampliamente elogiados en la antigüedad, a menudo no se reconocen plenamente en la actualidad. Esta antigua medicina egipcia quedó patente incluso en las prácticas medievales y posteriores en Europa, y algunos aspectos perviven aún hoy en la medicina “occidental” moderna.”

Aunque los investigadores no tienen una imagen completa de la vida en la Antigüedad, las pruebas disponibles sugieren que los individuos del antiguo Egipto tenían cierta libertad para elegir a sus prestadores de asistencia sanitaria.

Algunos sanadores probablemente se especializarían en tratamientos prácticos, como vendar miembros rotos o cirugía menor, mientras que otros ofrecían tratamientos “mágicos”, como recitar hechizos o imponer las manos.

Estas opciones venían dictadas, en cierta medida, aunque no exclusivamente, por el tipo de enfermedad. Por ejemplo, cuando la causa era obvia, se prescribía un tratamiento práctico; cuando la causa no era obvia, podía recurrirse a la magia para destruir al “demonio de la enfermedad”. En algunos casos, los pacientes consultaban a ambos tipos de médicos y seguían diversos tratamientos para curarse.

“Algunos médicos tenían un doble papel religioso/secular; proporcionaban tratamiento médico y, como sacerdotes de deidades asociadas con la curación, pasaban parte de cada año realizando rituales diarios en templos y quizás proporcionando formación médica allí. Otros médicos y profesionales de la salud desempeñaban funciones seculares o ‘mágicas’ y ofrecían tratamiento comunitario en pueblos y aldeas”, explicaron David y Forshaw a Newsweek.

Hay indicios en las inscripciones que sugieren que la gente pagaba por los cuidados, aunque probablemente se basaban en lo que podían permitirse, lo que significaba que los tratamientos no estaban reservados sólo a los ricos”.

Algunos médicos y otros trabajadores sanitarios, como las comadronas, visitaban los domicilios de los pacientes. Sin embargo, algunos recintos de templos también tenían centros donde los pacientes podían someterse a diversos tratamientos y terapias. Algunos médicos atendían a los heridos en el campo de batalla y en las minas y obras de construcción. También había médicos de palacio que atendían al rey y a la familia real y a los altos administradores del Estado que tenían su sede en los palacios.

Los antiguos egipcios no identificaban las “enfermedades” como tales: sus documentos médicos describen casos individuales en los que se enumeran los síntomas. A veces se habla del resultado probable de la afección (curable, incurable o incierto) y con frecuencia se describe el tratamiento (con ingredientes, si procede).

Las enfermedades infecciosas se atribuían a veces a una deidad a la que había que apaciguar con oraciones o rituales, a “demonios de la enfermedad” que actuaban en nombre de la deidad o a los malos deseos de un enemigo o un difunto celoso de los vivos.

En cuanto a las enfermedades mentales, de nuevo, los antiguos egipcios registraban los síntomas en lugar de identificar las enfermedades. Algunos casos pueden indicar, por ejemplo, epilepsia o esquizofrenia, pero no se clasifican como enfermedades específicas.

Discapacidades, deformidades y ancianos

Afecciones como la ceguera, la pérdida de audición, la artrosis y la osteoporosis estaban presentes en la población de edad avanzada, y los antiguos egipcios disponían de remedios farmacéuticos diseñados para tratar algunas de ellas. También intentaban combatir el aspecto de la vejez con diversos tratamientos cosméticos, como mejorar la piel arrugada y teñir el pelo canoso.

Según los investigadores, a pesar de la relativamente amplia gama de tratamientos médicos disponibles en el antiguo Egipto, alrededor del 90% de la población adulta probablemente no vivía más allá de los cincuenta años. La edad media de fallecimiento era incluso inferior.

Sin embargo, había algunas excepciones notables, como el faraón Ramsés II, que se cree que vivió hasta los 90 años. Sin embargo, en general, para los antiguos egipcios la “vejez” probablemente se refería a los años a partir de mediados de la treintena.

En cuanto a las personas con deformidades y discapacidades, los antiguos egipcios tenían una “actitud ilustrada” muy diferente a la de las sociedades contemporáneas, según los investigadores.

“A diferencia de los antiguos griegos, no esperaban que todo el mundo tuviera un físico ‘perfecto’. Los egipcios no dejaban morir a los niños discapacitados, y la sociedad les proporcionaba asistencia sanitaria cuando la necesitaban, independientemente de que la dolencia fuera consecuencia de condiciones genéticas, anomalías congénitas, accidentes o lesiones”, explican los investigadores.

“En el contexto social, a los discapacitados no se les prohibía trabajar en los templos, y se identificaban profesiones que proporcionaban medios de vida a algunos grupos, por ejemplo, a los ciegos, que tocaban el arpa. Algunos grupos (por ejemplo, los enanos) se consideraban representativos de la “otredad” física más que de la deformidad.”

Tratamiento de las mordeduras de serpiente y escorpión

Las mordeduras de serpiente y escorpión se contaban entre los diversos problemas médicos que los antiguos egipcios trataban con regularidad. Una de las pruebas que analiza el libro es el Papiro de Brooklyn, una guía para los sacerdotes especialistas que debían tratar a las personas que sufrían este tipo de afecciones.

El papiro, datado en torno al 450 a.C., lo que lo convierte en uno de los escritos sobre medicina más antiguos conservados, describe diversas serpientes, sus hábitats, los síntomas de sus mordeduras y la deidad de la que se creía que la serpiente era una manifestación.

El documento también describe tratamientos para las picaduras, algunos de ellos dolorosas pero potencialmente eficaces (el papiro también contiene información sobre el tratamiento de las picaduras de escorpiones y arañas). Estos tratamientos incluyen la incisión de la herida con un cuchillo para aliviar el líquido tisular y limitar la absorción del veneno, así como la administración de medicamentos (principalmente a base de hierbas).

Entre los fármacos que los egipcios utilizaban para estos fines se encuentra un compuesto natural llamado natrón, que puede encontrarse en los lechos de lagos salinos en entornos áridos. Este compuesto es capaz de reducir la hinchazón y también actúa como antiséptico para heridas y cortes.

En un plano menos práctico, los egipcios también utilizaban conjuros mágicos para curar los efectos de las mordeduras, algunos de los cuales eran específicos para ciertos tipos de serpientes.

La medicina del antiguo Egipto en la actualidad

Aunque los antiguos egipcios tenían una esperanza de vida similar a la de otras sociedades antes del descubrimiento de los antibióticos, disponían de una serie de tratamientos -algunos aún vigentes- que habrían aliviado eficazmente diversas dolencias, según los investigadores.

Por ejemplo, los egipcios disponían de algunos tratamientos exitosos para las amputaciones y la cicatrización de heridas. También utilizaban terapias farmacéuticas reproducibles y viables unos 1.800 años antes que los antiguos griegos.

“Hasta que estudios recientes lo han demostrado, se consideraba a los griegos los fundadores de la tradición farmacéutica”, afirman los investigadores.

Varios elementos de la antigua medicina egipcia aún perviven en la medicina occidental. Entre ellos se encuentra un tratamiento para una mandíbula dislocada registrado por primera vez en el Papiro Edwin Smith, datado en torno al 1600 a.C., que se considera el tratado quirúrgico sobre traumatismos más antiguo que se conoce.

“La técnica tiene una larga historia: mencionada por Hipócrates, evidente en Europa en la Edad Media, y los facultativos actuales -que son los receptores de tales conocimientos- siguen utilizando exactamente este procedimiento”, afirman los investigadores.

Según David y Forshaw, los antiguos egipcios mencionaron por primera vez técnicas quirúrgicas como la sutura, al igual que el uso de determinados instrumentos médicos, como el bisturí.

Al igual que hoy, los antiguos egipcios también tenían directrices específicas para definir y proteger la relación entre los profesionales sanitarios y sus pacientes. Además, los curanderos proporcionaban cierto nivel de atención y tratamiento a todos sus pacientes, independientemente de la gravedad de la afección. Se ofrecían cuidados paliativos adecuados incluso a los considerados enfermos terminales.

Fuente original en inglés: https://www.newsweek.com/ancient-egyptian-healthcare-advanced-successful-experts-history-medicine-1859678?fbclid=IwAR3OsbViNemVZZBXDvPhtEBVR4cDSSbawlKCZ9jdRgq2YpsEg6oOzch92jw