915 616 320 · L-J · 17:30-20:30 info@aedeweb.com

Millones de ibis y momias de aves de presa, sacrificadas a los dioses egipcios Horus, Ra o Thoth, han sido descubiertas en las necrópolis del valle del Nilo. Tal cantidad de aves momificadas plantea la cuestión de su origen: ¿Fueron criados, como los gatos, o fueron cazados? Científicos del CNRS, la Universidad Claude Bernard Lyon 1 y el C2RMF han llevado a cabo extensos análisis geoquímicos en momias del Museo de Confluencias de Lyon. Según sus resultados, publicados el 22 de septiembre de 2020 en la revista Scientific Reports, eran aves silvestres.

Mamíferos, reptiles, aves: Las decenas de millones de momias animales depositadas como ofrendas en las necrópolis del valle del Nilo son testimonio de un intenso fervor religioso y de las prácticas de recogida y preparación de animales que, sin duda, contribuyeron de manera significativa a la economía desde el Antiguo Reino (3er milenio a.C.) hasta el Egipto romano (siglos I a III d.C.). Sin embargo, el origen de estos animales y los métodos de abastecimiento siguen siendo desconocidos. Para algunas especies domesticadas, como el gato, la cría era probablemente la forma más eficaz de suministrar grandes cantidades de animales para la momificación. Pero a diferencia de los gatos, las momias de pájaros cubren todas las etapas de desarrollo, desde el huevo hasta el adulto, lo que puede indicar prácticas de abastecimiento más oportunistas.

Para determinar el origen -cría o caza- de las aves momificadas, se tomaron pequeños fragmentos de plumas, huesos y bandas de embalsamar de 20 ibis y aves de presa de las colecciones del Museo de Confluencias de Lyon. Si estas aves, que migran en estado salvaje, hubieran sido criadas, su dieta habría sido homogénea, de origen local y reflejada en la composición isotópica uniforme de los restos animales, independientemente de que dicha dieta hubiera sido producida específicamente o derivada de la de los humanos coexistentes.

Por consiguiente, se dataron los diversos tejidos utilizando el método del carbono-14 y se midieron las composiciones isotópicas de oxígeno, carbono, nitrógeno, azufre y estroncio, que se interpretaron en función de las fuentes de alimentos y se compararon con las de las momias humanas contemporáneas. Sin embargo, lejos de ser homogéneas, estas composiciones isotópicas mostraron una alta variabilidad y características “exóticas” en comparación con las de los antiguos humanos egipcios: las aves eran salvajes, migrando estacionalmente fuera del Valle del Nilo.

Estos resultados, combinados con los de un estudio genético llevado a cabo por otro equipo, sugieren la caza y captura masiva de aves, como se documenta en ciertos frescos de tumbas (por ejemplo, en la pared de la tumba de Nakht en la Necrópolis de Tebas). De hecho, los egipcios probablemente ejercieron una importante presión ecológica sobre las poblaciones de aves silvestres mucho antes de la disminución de la avifauna que se observa hoy en día.

 Fuente original: https://phys.org/news/2020-09-wild-birds-egyptian-gods.html