915 616 320 · L-J · 17:30-20:30 info@aedeweb.com

Los escaneos de una antigua momia de gato revelaron que el felino de 2.500 años de edad, que se suponía que se encontraba en el interior de las vendas, no incluía los restos de un único animal. La momia contenía restos parciales de tres gatos, según los nuevos hallazgos.

Las momias de gatos egipcios antiguos no son infrecuentes y los arqueólogos han encontrado anteriormente decenas de momias de gatos en los entierros. En el antiguo Egipto, las mascotas eran frecuentemente sepultadas con sus dueños. El deseo de utilizar a los animales como ofrendas a los dioses condujo al establecimiento de toda una industria y a la momificación de más de 70 millones de animales, según un informe previo publicado en Live Science.

Un grupo de investigadores analizó recientemente una momia de gato egipcio de 2.500 años de antigüedad que formaba parte de la colección del Museo de Bellas Artes de Rennes, Francia. Los científicos realizaron una tomografía computarizada (TAC), un tipo de rayos X, para poder ver lo que había dentro de la momia sin desenvolverla, y luego crearon reconstrucciones 3D digitales y transparentes impresas en 3D de la momia.

Los escáneres mostraron que esta antigua momia estaba llena de sorpresas. En lugar de la cabeza del gato, la momia tenía una bola de tela. También le faltaba el cráneo, las vértebras y las costillas, y en su lugar tenía cinco huesos de patas traseras de tres gatos diferentes, según afirma el Instituto Nacional de Investigación Arqueológica Preventiva (Inrap) de Francia. Los huesos estaban descompuestos y plagados de agujeros creados por insectos necrófagos, dijo Théophane Nicolas, un investigador de Inrap que formaba parte del proyecto.

“Las momias de gato se han encontrado en cantidades muy grandes, a veces en estados extremadamente degradados y reducidas a un estado de acumulación de huesos”, dijo Nicolás a Live Science. Pero a veces lo que se ve en el exterior no es lo que hay en el interior, dijo. Mientras que algunas momias de animales están completas, otras están vacías o tienen sólo fragmentos de huesos de animales.

Además, como las momias más grandes se conservaban como ofrendas para los dioses, se vendían por más dinero. Muchas de ellas eran más grandes que los propios animales, y algunas no contenían restos de animales en absoluto. En su lugar, se llenaron con material orgánico como cuero y gravilla, según un informe publicado por Live Science.

No está claro por qué la momia del gato de Rennes contiene restos parciales de tres gatos diferentes, pero algunos investigadores creen que era parte de una “antigua estafa organizada por sacerdotes sin escrúpulos”, dijo Nicolás en su exposición. Los sacerdotes podrían haber “recurrido a preparaciones menos elaboradas, imposibles de detectar a simple vista” para rituales que ” progresivamente acabaran en momias cuya forma de gato representa una realidad visible más allá del contenido real”, dijo a Live Science.

Pero Nicolás y su equipo no creen que eso sea necesariamente cierto. “Creemos, por el contrario, que hay innumerables maneras de hacer momias de animales”, dijo en la entrevista.

El grupo de científicos proyectó la reconstrucción interna en 3D sobre el modelo impreso en 3D de la momia, el cual se presentó el mes pasado en Suecia en las Jornadas Europeas del Patrimonio 2019. Se expondrá en el Museo de Bellas Artes de Francia.

Fuente original: https://www.livescience.com/ancient-cat-mummy-multiple-cats.html