915 616 320 · L-J · 17:30-20:30 info@aedeweb.com

SAN DIEGO – Los restos excavados de un guerrero asesinado hace unos 2.200 años proporcionan evidencias física poco comunes de un levantamiento que se describe en la Piedra de Rosetta, dicen los científicos.

“Lo más probable es que el guerrero que encontramos fuera una de las víctimas de la antigua revuelta egipcia”, dijo el arqueólogo Robert Littman el 22 de noviembre en la conferencia anual de las Escuelas Americanas de Investigación Oriental.

Un equipo dirigido por Littman, de la Universidad de Hawai en Manoa, y el arqueólogo antropológico Jay Silverstein de la Universidad de Tiumén en Rusia desenterraron el esqueleto del hombre en la antigua ciudad de Thmouis. Esa ciudad está ahora enterrada bajo un montículo de tierra y escombros llamado Tell Timai en el Delta del Nilo.

La piedra Rosetta, tallada en el año 196 a.C., es famosa por recoger un texto oficial en tres escrituras, incluyendo una en griego antiguo que permitía a los eruditos descifrar otra escrita en jeroglíficos egipcios antiguos. Ese mensaje describe una victoria militar de Ptolomeo V, faraón de la poderosa dinastía griega, contra una facción de una revuelta nativa egipcia que se conoce por fuentes escritas y que duró desde el año 206 a.C. hasta el año 186 a.C. Thmouis se localizaba en la región donde se libraron batallas durante la sublevación.

En las excavaciones de 2011 se descubrió el esqueleto del guerrero. Su cuerpo había sido arrojado al suelo y cubierto de tierra, sin señales de entierro. Las heridas y fracturas en los brazos curadas, y no curadas en otras partes del esqueleto, probablemente fueron el resultado de combates cercanos a la hora de la muerte, así como años antes, dijo Littman. Al lado del esqueleto, los investigadores encontraron una punta de flecha y bolas de ballesta, ambas quemadas, piedras del tamaño de una pelota de béisbol que fueron lanzadas por catapultas.
Littman sospecha que el guerrero Thmoui murió en el transcurso de la revuelta egipcia. Las monedas excavadas justo encima de sus restos datan de entre 180 a.C. y 170 a.C. Las monedas encontradas justo debajo de su esqueleto datan del año 205 a.C. o antes.

No está claro si los residentes de Thmouis se pusieron del lado de los rebeldes o del faraón, dijo Littman.

Fuente original: https://www.sciencenews.org/article/archaeologists-tie-ancient-bones-egypt-warrior-revolt-rosetta-stone-chronicle