915 616 320 · L-J · 17:30-20:30 info@aedeweb.com

Si por algo llama la atención la civilización faraónica es por su cercanía con la muerte. Su larga tradición funeraria refleja el esfuerzo invertido para hacer más llevadera la eternidad. Tumbas, tesoros y momias parecen querer retener al difunto en su hogar terrenal. Y es que la felicidad de todo egipcio pasaba por construirse un “bello enterramiento” en el valle del Nilo.

En uno de los textos más apasionantes de la literatura egipcia, el desafortunado Sinuhé expresaba su ferviente deseo de regresar a Egipto para ser enterrado según la tradición. Exiliado en Siria-Palestina entre los beduinos, en caso de no volver, estaría condenado a tener como última morada un simple túmulo y, en lugar de un ataúd, la piel de un carnero.

En otro relato, que cuenta…

Seguir leyendo: https://www.lavanguardia.com/historiayvida/historia-antigua/20191111/471450954231/saqueo-tumbas-antiguo-egipto.html