915 616 320 · L-J · 17:30-20:30 info@aedeweb.com

Mika Waltari imaginó en Sinuhé el egipcio cómo funcionaba una Casa de los Muertos, un taller de embalsamamiento, también llamado más eufemísticamente wabt wat, lugar puro, y per nefer, casa de la belleza. En la novela, el protagonista se veía forzado a trabajar en una de esas instalaciones a fin de pagar la momificación de sus padres. Pues bien, sorprendentemente, mucho de lo que el escritor describía —aunque no el que los embalsamadores se beneficiaran a las clientas atractivas como la cortesana Nefernefernefer— lo ha atestiguado el descubrimiento en la necrópolis de Saqqara, a una hora al sur de El Cairo, de un gran recinto de momificación vinculado a un complejo de tumbas. También muestra que, como hoy, en el Antiguo Egipto existía un importante negocio alrededor de la muerte.

El lugar, en el que excava desde hace dos años una misión egipcio-alemana (Ministerio de Turismo y Antigüedades y Universidad Eberhard Karl de Tubinga), dirigida por Ramadan Hussein, y que …

Seguir leyendo: https://elpais.com/cultura/2020-05-11/los-embalsamadores-egipcios-tenian-gran-olfato-empresarial.html