915 616 320 · L-J · 17:30-20:30 info@aedeweb.com

En las instalaciones del Museo de tejidos de Lyon, duermen multitud de tesoros. Los más prestigiosos se expondrán cuando se reabra el museo, pero probablemente tardarán al menos 5 años.

Entre las piezas de incalculable valor se encuentra una túnica egipcia de 4500 años de antigüedad. Es la pieza más antigua del museo. Tener un conjunto completo de ropa es muy raro. Normalmente, durante las excavaciones, los arqueólogos encuentran más bien fragmentos.

Una túnica para el día a día

El modelo de esta túnica es el que llevaba la población alta, pero no la más rica, a orillas del Nilo entre las dinastías V y X. Es muy raro tener una prenda de uso diario. Se encontró en una tumba y estaba destinada a acompañar al difunto al más allá.

La túnica fue donada al museo en 1992 por la asociación de amigos del museo que la había recuperado de la familia del egiptólogo Pierre Lacau. Fue él quien se opuso a que Howard Carter abriera la tumba de Tutankamón (1922) para que todo permaneciera en Egipto. Estaba muy apegado a esta idea. Su familia sigue investigando para entender cómo llegó el vestido a sus manos.

La pieza ha sido restaurada en los talleres del museo. Se compone de tres piezas de tejido. Cuando se restauró, se forró con una tela plisada con los mismos pliegues que la tela original. Este tipo de pliegue es poco frecuente, pero ha sobrevivido a lo largo de los años. La misma técnica (mojado y prensado) fue utilizada por Fortuny a principios del siglo XX y en Pleats Please de Issey Miyake.

“Se afirma que un ser humano, hace 4500 años, recogió lino, lo procesó, lo hiló, lo tejió, lo arrugó y confeccionó esta túnica. Se ha mantenido en un estado muy parecido al natural, salvo el color. Debió de ser más blanco”, dice Esclarmonde Monteil, directora general y científica del Museo del Tejido, visiblemente emocionada mientras abre el cajón que lo guarda. Este tipo de piezas rara vez se manipulan, y esta es la primera vez que se hace.

El tejido, colocado sobre un soporte de cartón pluma, es muy sensible a las vibraciones y los golpes. Podría convertirse en polvo. Todo se almacena lejos de la luz y se mueve con mucha seguridad.

Versión original con vídeo de 2’ 19’’:  https://france3-regions.francetvinfo.fr/auvergne-rhone-alpes/rhone/lyon/lyon-une-tunique-egyptienne-de-4500-ans-dans-les-collections-du-musee-des-tissus-1963237.html