915 616 320 · L-J · 17:30-20:30 info@aedeweb.com

Los ojos artificiales de una misteriosa momia -colocados para ayudarla a ver en la otra vida- le habrían mostrado muchas cosas durante los últimos 2.700 años.

Los investigadores que examinaron la momia en el Museo Británico pensaron que los restos eran masculinos después de que las imágenes de rayos X de la década de 1960 revelaran un denso relleno en la zona de la entrepierna. Sin embargo, un trío de ataúdes de madera con hermosos detalles, adquiridos con la momia como conjunto, contenían jeroglíficos que describían a una mujer ama de casa llamada Nestawedjat. Vivió en lo que hoy es Luxor, aproximadamente en el año 700 a.C., durante la 25ª dinastía de Egipto, cuando lo gobernaban los faraones kushitas de Sudán.

En un estudio reciente publicado en el Journal of Archaeological Science: Reports, la conservadora Marie Vandenbeusch y sus colegas se propusieron verificar si la momia y los ataúdes estaban realmente juntos. La primera pista fue la tomografía computarizada, que reveló que la momia era de una mujer, lo que coincidía con la descripción de los ataúdes. A continuación, analizaron la composición química del residuo negro de embalsamamiento en la zona del hombro izquierdo del ataúd más interno. Los ingredientes de esta sustancia -principalmente cera, aceite y grasa- tenían proporciones idénticas a los residuos encontrados en el hombro izquierdo de la momia.

“Es un gran trabajo de detective reunir todo eso” y determinar el origen de una momia, dice Vandenbeusch. Apunta que las momias suelen encontrarse fuera de los ataúdes en las colecciones antiguas; este proceso podría facilitar la búsqueda de posibles coincidencias. (Los escáneres del estudio también detectaron los ojos artificiales de la momia, hechos de dos materiales diferentes que podrían ser de vidrio o de piedra).

Ronald Beckett, un científico biomédico de la Universidad de Quinnipiac que no participó en el estudio, dice que esta “metodología rigurosa” que utiliza la química “añade claridad a los orígenes, identidades y relaciones entre los restos antiguos”. Además, “el análisis de los componentes de los preparados para embalsamar contribuye a nuestra comprensión de los antiguos métodos de preparación de los muertos.”

No está claro por qué Nestawedjat fue sacada de sus ataúdes, pero la investigación de archivos de Vandenbeusch sugiere que un coronel británico adquirió los restos en Egipto de camino a la India a mediados del siglo XIX. Murió en la India, pero Nestawedjat acabó en Londres, donde ahora se ha reunido con sus ataúdes.

Fuente original: https://www.scientificamerican.com/article/egyptian-mummy-reunited-with-intricate-nesting-coffins/