915 616 320 · L-J · 17:30-20:30 info@aedeweb.com

Desde 2014 la Expedición de Wadi el-Hudi ha estado prospectando y excavando yacimientos arqueológicos del Reino Medio (c. 2000-1700 a.C.), de época Grecorromana (c. siglos I a.C.-IV d.C.) y de época árabe (siglos VI-XIX), consistentes en minas de amatista y los asentamientos asociados. La arqueología e inscripciones de Wadi el-Hudi permiten complementar los conocimientos sobre la tecnología minera y la organización socioeconómica que los antiguos egipcios tenían a la hora de obtener piedras preciosas para la joyería y otros elementos de prestigio destinados a los miembros de la familia real y la elite.

Wadi el-Hudi se encuentra en la zona del desierto oriental, al sureste de Asuán, cuya compleja geología la hace rica en minerales, como la amatista, y piedras, como el granito. Ocupada desde el Paleolítico (hace 20.000 años aproximadamente) la región se erige como una de las más ricas del patrimonio arqueológico. Por ello, los antiguos egipcios establecieron bastantes minas en Wadi el-Hudi, durante el Reino Medio y en el periodo Grecorromano, para conseguir la amatista destinada a las joyas. Estas explotaciones mineras a gran escala precisaron de más de 1.500 trabajadores y administradores que vivían y trabajaban en importantes asentamientos amurallados y adyacentes a las minas. En ocasiones confundidas con fortalezas militares, estos asentamientos de piedra a unión seca se conservan bastante bien en la actualidad, pues algunos mantienen su altura original de dos metros…

Acceso a la página y más información: https://wadielhudispanish.com/