915 616 320 · L-J · 17:30-20:30 info@aedeweb.com

Organiza: Escuela de Lenguas Bíblicas, Clásicas y Orientales de la Facultad de Teología de Valencia, sección Egipto

Profesor: María José López Grande

Viernes, 11 de febrero, a las 18:30 hrs y sábado 12 de febrero a las 11 hrs

UCV Facultad de Medicina de San Carlos. C/ Quevedo 2. Valencia

Los antiguos egipcios tuvieron una elaborada y compleja percepción del cuerpo humano, que nos ha sido transmitida a través de fuentes textuales, iconográficas y arqueológicas. La importancia otorgada por aquellas gentes a sus cuerpos, tanto vivos como muertos, respondía a una antigua creencia que consideraba que la materialidad y esencia que los formaba constituían el receptáculo fundamental para la vida terrenal y para la existencia eterna.

Esa alta consideración del cuerpo humano, que impregnaba el pensamiento religioso egipcio, favoreció sin duda la abundancia de representaciones de individuos hermosos, dotados de miembros bien proporcionados, sublimes cabelleras y aspecto juvenil y saludable. Del mismo modo, la peculiar percepción egipcia de la realidad física y etérea de cada persona conllevó la preservación de los cadáveres mediante la práctica de la momificación. Se pretendía mediante ese recurso, del que se ocupaban profesionales especializados, burlar a la muerte y evitar los estragos que la ausencia de vida causaba en los difuntos no momificados. La momificación permitía estabilizar los cadáveres, evitar su putrefacción, pero también otorgarles una apariencia similar a la de los cuerpos vivos.
Esta actitud de las gentes egipcias, que buscaban la perennidad de la hermosura de los cuerpos, tanto a lo largo de la vida como después la muerte, fue respetada durante miles de años. Gracias a ella, disponemos de un rico conjunto de representaciones humanas mostradas en los soportes más diversos, pero también de un extenso repertorio de cadáveres momificados en las distintas épocas del pasado faraónico.

Los numerosos cuerpos representados en el imaginario egipcio aparecen en la mayoría de los casos vistiendo indumentarias livianas que permiten vislumbrar, incluso con detalle, las hermosas anatomías de sus propietarios. Sin embargo, las imágenes desnudas son relativamente escasas, pese a la importancia que en el pensamiento egipcio se otorgaba a los cuerpos humanos y a cada uno de sus miembros.

De esta escasez de representaciones de desnudos deducimos dos aspectos significativos. Por un lado, la importancia de las vestimentas, que vestían, pero también investían a quienes las llevaban. Por otro, la trascendencia que parece haber tenido mostrar la desnudez completa de los cuerpos, aunque esta quedase claramente evocada en las imágenes vestidas.

Esta segunda reflexión nos permite presentar el tema que analizaremos en detalle en este seminario. En él vamos a intentar aproximarnos al significado de la desnudez de los cuerpos de apariencia humana en el registro iconográfico egipcio, ya se trate de representaciones de hombres, de mujeres, de niños, de reyes o de dioses.

Podemos introducir este tema afirmando que el desnudo fue una rareza, pero también una realidad en la iconografía faraónica, si bien parece haber tenido distintas intensidades y, quizá, distintos significados en los diversos periodos de la historia del antiguo Egipto.

Instrucciones de matrícula

Ingresar el importe del curso en cualquier oficina de CaixaBank

Nº de cuenta: ES63 2100 7749 4413 0087 7059

Indicar en el resguardo el título del curso

Matrícula General: 40 €.

Alumnos de la Facultad de Teología: 35 €

Se entregará diploma de asistencia

Dirección de contacto

mailto: egipcioftv@gmail.com

Período de matriculación

Desde el 20 de enero hasta el día del inicio.

El resguardo se entregará al comienzo del curso