915 616 320 · L-J · 17:30-20:30 info@aedeweb.com

KASUGA, Prefectura de Fukuoka–Investigadores japoneses planean bombardear la Gran Pirámide de Giza en las afueras de El Cairo con rayos cósmicos para confirmar si hay una misteriosa “cámara” interna que un estudio anterior detectó.

El equipo de la Universidad de Kyushu espera llegar pronto a Egipto para escanear la enorme estructura, construida alrededor del 2500 A.C. y que se cree que es la tumba del faraón Jufu.

“La cavidad descubierta anteriormente es demasiado grande desde el punto de vista arqueológico”, dijo Sakuji Yoshimura, quien dirige el proyecto de investigación global que involucra a otras universidades. “Estamos muy interesados en verificar los hallazgos”.

Tadahiro Kin, profesor asociado de metrología de radiación en la Universidad de Kyushu, y otros investigadores escanearán la pirámide con un método llamado radiografía de muones, que es muy similar a las imágenes de rayos X.

Los muones son partículas subatómicas generadas cuando los protones y otros rayos cósmicos golpean la atmósfera. Un área del tamaño de la palma de la mano de una persona recibe un muón por segundo.

Mientras que los muones pueden atravesar incluso lechos de roca de un kilómetro de espesor, el número de muones que penetran en los objetos puede cambiar dependiendo de su densidad y espesor.

La tecnología permitirá al equipo de Kin medir el grosor de los bloques de piedra utilizados para construir la pirámide.

Un detector de muones recientemente desarrollado operará durante un mes dentro de la Cámara de la Reina, que se encuentra en la parte inferior de la estructura gigante. Los datos acumulados se combinarán con los hallazgos del estudio de drones.

La pirámide tiene 139 metros de altura y una base cuadrada, con cada lado midiendo 230 metros. Se sabe que existen otras cámaras, como la Cámara del Rey y la Gran Galería, pero los detalles de la construcción interna siguen siendo un misterio.

Anteriormente, un grupo de investigación internacional que incluye a la Universidad de Nagoya y a la Organización de Investigación del Acelerador de Alta Energía anunció que encontraron en el centro de la pirámide una cavidad previamente desconocida que medía más de 30 metros de largo utilizando la tecnología de muones.

El hallazgo fue publicado en la revista científica británica Nature en noviembre de 2017.

Pero algunos investigadores en Egipto son escépticos ante la afirmación, y el gobierno egipcio pidió a Yoshimura, presidente de la Universidad Internacional Higashi Nippon en Iwaki, Prefectura de Fukushima, que verificara los hallazgos ya que ha estado implicado desde hace mucho tiempo en la investigación de la pirámide.

Además de la Universidad de Kyushu, la Universidad de Tohoku, la Universidad de Tokio y el Instituto de Tecnología de Chiba serán responsables de otras partes del proyecto de investigación en el marco de Yoshimura.

Se prevé que el proyecto termine este verano. Los resultados se darán a conocer en otoño.

Fuente original: http://www.asahi.com/ajw/articles/AJ202001110001.html