915 616 320 · L-J · 17:30-20:30 info@aedeweb.com

EL CAIRO – Una misión conjunta germano-egipcia ha descubierto más de 18.000 fragmentos de cerámica, denominados ostraca, que datan del periodo ptolemaico y del comienzo de la era romana. El descubrimiento, anunciado el 8 de febrero, se produjo durante las excavaciones realizadas en la zona de Sheik Hamad, cerca del templo de Athribis, en el oeste de la gobernación de Sohag.

Según los investigadores de la Universidad de Tubinga (Alemania), las inscripciones de 2.000 años de antigüedad en fragmentos de cerámica de jarras rotas ofrecen detalles de la antigua vida egipcia. Incluyen listas de deidades, menús e información comercial, así como ejercicios de gramática y problemas de aritmética para niños, incluyendo líneas aparentemente escritas como castigo por alumnos que se portaban mal.

Más del 80% de las inscripciones descubiertas estaban realizadas en escritura demótica (una forma cursiva de los jeroglíficos egipcios), una de las tres escrituras antiguas encontradas en la Piedra de Rosetta. Otras eran jeroglíficos, hierático, árabe antiguo y copto.

Muchas de las piezas de cerámica procedían de una antigua escuela, según el profesor de la Universidad de Tubinga Christian Leitz, que dirigió las excavaciones junto con un equipo del Ministerio de Turismo y Antigüedades de Egipto. “Hay listas de meses, números, … y un ‘alfabeto de pájaros'”, dijo Leitz en un comunicado de prensa.

El investigador en egiptología y guía turístico Bassam el-Shammaa señaló a Al-Monitor que las inscripciones en ostraca superan a las ruinas de los templos en términos de importancia histórica. Explicó que “un templo no revelaría los detalles cotidianos de las costumbres, transacciones y problemas de la antigua sociedad egipcia. A pesar de su importancia artística y arquitectónica, los templos siguen siendo un altavoz real para estos periodos, cuya finalidad es sobre todo glorificar a los reyes, mientras que los ostraca son cuadernos de notas”.

Cientos de piezas de cerámica compartían un mismo símbolo repetido, según el comunicado de prensa de la misión. Los arqueólogos creen que se trata de una prueba de que “los alumnos que se portaban mal” eran obligados a escribir como castigo.

Otros hallazgos fueron el dibujo infantil de tres figuras humanas, así como representaciones pictóricas de deidades, figuras geométricas y criaturas como escorpiones y golondrinas.

En el comunicado de prensa de la Universidad de Tubinga se lee que es muy raro encontrar un conjunto tan grande de cerámica antigua. Sólo se había descubierto una vez una cantidad similar, durante una excavación en un antiguo asentamiento de artesanos en Deir el-Medina, cerca del Valle de los Reyes en Luxor.

Shammaa dijo: “Estas piezas de cerámica pueden no ser impresionantes en términos de forma en comparación con otros hallazgos arqueológicos, pero son ricas en información sobre la vida egipcia antigua”. Y continuó: “Este descubrimiento ocupa el segundo lugar en importancia en el siglo XXI, después del descubrimiento de los papiros de Wadi Al-Jarf, cerca de la orilla occidental del Golfo de Suez. Los ostraca son más reveladores sobre la historia y la gente del antiguo Egipto que los papiros”.

Shamma añadió: “Ha llegado el momento de reescribir la historia basándonos en los ostraca y no en los templos. Creo que los textos escritos en los ostraca son verdaderos porque quien los escribió no tenía, en mi opinión, necesidad de mentir porque no los escribió con el propósito de documentar la historia”.

El templo de Athribis se encuentra cerca de la actual ciudad de Sohag, en la orilla occidental del Nilo. La Universidad de Tubinga y el Ministerio egipcio de Turismo y Antigüedades comenzaron a trabajar allí en 2003, en busca de un templo construido por el faraón Ptolomeo XII. El sitio arqueológico más amplio incluye los restos de una tumba, canteras y un asentamiento.

Hussein Abdel Basir, director del Museo de Antigüedades de la Biblioteca de Alejandría, dijo a Al-Monitor por teléfono que la escritura antigua en cerámica estaba más “extendida porque era más barata que los papiros y fácilmente accesible”. Y añadió: “La escritura demótica era la escritura común para los plebeyos. Apareció en la dinastía XXV, continuó hasta el final de la época faraónica y se extendió hasta la época ptolemaica y romana”.

Abdul Basir explicó: “El gran número de piezas encontradas, sobre todo las que tienen símbolos repetidos, contribuirán al estudio de las escrituras antiguas. Nos ayudarán a traducir los textos demóticos, cuya escasez ha dificultado su desciframiento”.

Fuente original: https://www.al-monitor.com/originals/2022/02/trove-inscribed-pottery-reveals-details-daily-life-ancient-egypt