915 616 320 · L-J · 17:30-20:30 info@aedeweb.com

Una misión arqueológica egipcio-alemana ha descubierto recientemente los restos de un templo del Sol y bloques que se remontan al reinado de Jufu en el distrito de Matariya (Heliópolis), en las excavaciones situadas en la zona occidental del Museo al aire libre.

Entre otros descubrimientos de la misión, encabezada por Ayman Ashmawi y Dietrich Raue, en la periferia occidental del yacimiento se encuentran los restos de un patio del Reino Nuevo, un pedestal de Amasis (570-525 a.C.), así como varias mesas de ofrendas que indican que fueron construidos en el periodo tardío, entre otras piezas.

Ashmawi señaló que numerosos fragmentos de estatuas, principalmente esfinges descubiertas recientemente, aportan pruebas de la continua presencia real en la zona de los reyes Amenemhat II, Sesostris III (1882-1842 a.C.), Amenemhat III (1842-1795 a.C.), Amenemhat V (1776-1773 a.C.), Thutmés III (1479-1425 a.C.), Amenhotep II, Amenhotep III, Horemheb (1319-1292 a.C.), Ramsés II (1279-1213 a.C.) y Seti II (1204-1198 a.C.).

Añadió que la larga trayectoria del templo del Sol de Matariya se hace evidente por los numerosos fragmentos de estelas, naos y altares de Amenemhat IV (1802-1793 a.C.), Sobekhotep IV (1712-1701 a.C.), Ay (1323-1319 a.C.), Seti I (1290-1279 a.C.), Osorkon I (925-890 a.C.), Takeloth I (890-877 a.C.) y Psametiko I (664-610 a.C.).

También se desenterraron fragmentos de un modelo de cuarcita con esfinges en miniatura de Amenhotep II y una base de una estatua colosal de un babuino de granito rojo. Todos los fragmentos se descubrieron en varios estratos de escombros pertenecientes a los periodos romano, tardorromano, islámico temprano, mameluco y otomano.

“Por primera vez se han encontrado en Heliópolis fragmentos del rey de la dinastía IV Jufu (c. 2580 a.C.)”, dijo Raue, quien señaló que podrían pertenecer a una construcción hasta ahora desconocida de Jufu en Matariya, o que podrían haber sido traídos desde el área de las pirámides de Guiza como material de construcción durante el periodo ramésida.

“Los trabajos de excavación aportaron nuevas pruebas suplementarias de la historia anterior de la zona”, afirmó Raue; se han identificado varios niveles de la dinastía 0 (Naqada IIIB) (c. 3100-3000 a.C.).

Amplias capas con restos de cerámica indican actividades rituales en los primeros años del tercer milenio a.C., así como una intensa actividad durante las dinastías III y IV (c. 2686-2494 a.C.). La actividad del Reino Antiguo se confirma con un fragmento de granito rojo de Pepy I (c. 2280 a.C.) con la representación de Horus, señaló.

Ministerio de Turismo y Antigüedades

Fuente original: https://english.ahram.org.eg/News/467855.aspx