915 616 320 · L-J · 17:30-20:30 info@aedeweb.com

Los investigadores europeos han presentado una reconstrucción facial en 3-D de un niño egipcio que fue momificado durante el primer siglo d.C., informa Laura Geggel para Live Science. La imagen digital tiene un sorprendente parecido con un retrato real del difunto enterrado junto a sus restos.

 Entre los siglos I y III d.C., la práctica de colocar los llamados “retratos de momias” en la parte delantera de los cadáveres momificados era una costumbre popular entre ciertos estratos de la sociedad egipcia romana, escribe Brigit Katz para la revista Smithsonian en 2017.

Comparado con las antiguas obras de arte funerario, la reconstrucción moderna muestra “considerables similitudes”, aunque con una notable excepción, como el equipo señala en la revista PLOS One.

El análisis de los huesos y dientes del esqueleto sugiere que el niño tenía aproximadamente 3 o 4 años en el momento de su muerte. Pero los investigadores señalan que “en un nivel subjetivo, el retrato parece ligeramente ‘más viejo'”, probablemente debido a su ágil representación de la nariz y la boca del niño.

Esta representación más madura “puede haber sido el resultado de una convención artística de esa época”, dice el autor principal Andreas Nerlich, patólogo de la Clínica Académica Munich-Bogenhausen en Alemania, a Live Science.

Las similitudes entre el retrato del niño y la reconstrucción digital pueden ayudar a responder una pregunta que ha persistido desde que el arqueólogo británico W.M. Flinders Petrie descubrió un tesoro de retratos de momias en la región egipcia de Fayum a finales de 1880: ¿A quién representan las obras de arte?

Según este estudio, los nuevos hallazgos, así como las investigaciones previas sobre el tema, sugieren que los retratos representan a las momias enterradas junto a ellos. Sin embargo, los autores señalan que las pinturas no siempre muestran al sujeto en el momento de la muerte.

“Uno de los retratos muestra a un hombre joven mientras que la momia es la de un hombre mayor con barba blanca”, afirman los investigadores, y añaden que algunos adultos pueden haber encargado un retrato en una etapa anterior de la vida y haberlo guardado para su uso posterior.

Durante su vida, Petrie descubrió unos 150 retratos de momias, también llamados “retratos de Fayum” por la región donde fueron descubiertos por primera vez. Hoy en día, aproximadamente 1.000 se encuentran en colecciones de todo el mundo.

Como Alexxa Gotthardt informó para Artsy en 2019, los retratos fusionan aspectos de la cultura egipcia y grecorromana. El retrato realista sirvió para una serie de funciones públicas y privadas a lo largo de la historia romana, mientras que la momificación es famosa por ser egipcia.

Para crear la reconstrucción en 3-D, los investigadores tomaron tomografías computarizadas (CT) del esqueleto de 30 pulgadas de largo que estaba cuya momia estaba envuelta en telas de lino. Su análisis sugirió que el niño probablemente murió de neumonía, y que su cerebro y ciertos órganos internos habían sido extraídos como parte de la momificación, según Live Science.

Nerlich y sus colegas se aseguraron de que el artista que trabajaba en la reconstrucción no entrara en contacto con el retrato de la momia, según el artículo.

En cambio, la reconstrucción del artista se basó en la estructura ósea del niño egipcio, así como en estudios que rastrearon el desarrollo promedio de los tejidos blandos en los rostros de los niños pequeños. Los investigadores sólo revelaron detalles del retrato hacia el final del proceso, cuando el artista recibió información sobre el color de ojos y el peinado del niño.

 En general, los investigadores concluyen que las similitudes entre la reconstrucción y el retrato son tan sorprendentes que la pintura debe haber sido creada justo antes o después de la muerte del niño.

Fuente original: https://www.smithsonianmag.com/smart-news/3-d-reconstruction-reveals-child-mummys-face-180975909/