915 616 320 · L-J · 17:30-20:30 info@aedeweb.com

Un equipo combinado de investigadores de Japón y Egipto ha encontrado pruebas que inducen a pensar que una daga encontrada en la tumba del rey Tut-anj-Amon tenía orígenes fuera de Egipto. En su artículo publicado en la revista Meteoritics & Planetary Science, el grupo describe su estudio de la daga y también de las tablillas de las Cartas de Amarna y lo que aprendieron al hacerlo.

Cuando los arqueólogos abrieron la tumba del Rey Tut-anj-Amon a principios del siglo XX, encontraron, entre otras cosas, una daga con hoja de hierro. El hallazgo fue interesante porque la Edad de Hierro aún no había comenzado. Los humanos aún no habían aprendido a calentar el hierro autóctono a temperaturas suficientes para su fundición. Por lo tanto, se asumió que la hoja de la daga se había hecho golpeando el metal de un meteorito encontrado en algún lugar cercano. Los humanos fabricaban muchos utensilios con hierro procedente de meteoritos miles de años antes del comienzo de la Edad de Hierro, por lo que el hallazgo en la tumba de Tut-anj-Amon no era tan inusual.

A lo largo de los años, la daga ha sido estudiada por varios investigadores que buscaban saber más sobre su origen. En 2016, un equipo de especialistas confirmó que el hierro procedía de un meteorito y ahora, en este nuevo esfuerzo, los investigadores han aprendido más sobre el tipo de meteorito que se había utilizado para hacer la hoja. Su trabajo consistió en disparar rayos X no destructivos a la hoja mientras utilizaban un microscopio para verla más de cerca. Al hacerlo, descubrieron que estaba hecho con metales esperados como el hierro, el manganeso y el níquel. También tenía otros materiales mezclados, como azufre, zinc y cloro. Lo más interesante fue el patrón de punto de cruce (cross-stitch pattern) que encontraron en una parte de la hoja: se ha visto antes en otros objetos naturales y se ha denominado estructura Widmanstätten. Este hallazgo sugirió que el meteorito pertenecía a un grupo llamado octaedritos, el mayor de los meteoritos de hierro conocidos. El mismo patrón se ha visto en otros artefactos, como una antigua espada encontrada en Japón.

El análisis de la composición de la hoja no pudo revelar dónde había caído el meteorito, por supuesto, pero el estudio de las tablillas de las Cartas de Amarna proporcionó algunas pistas. Las tablillas fueron inscritas hace unos 3.400 años, aproximadamente un siglo antes de que el rey Tut-anj-Amon fuera enterrado. Al examinar la transcripción, los investigadores observaron una sección en la que se mencionaba una daga de hierro. El rey de Mitanni se la regaló al abuelo del rey Tut-anj-Amon, lo que sugiere que el meteorito pudo aterrizar en lo que hoy es Siria.

Fuente original: https://phys.org/news/2022-02-year-old-tablets-king-tut-ancient.html