915 616 320 · L-J · 17:30-20:30 info@aedeweb.com

En las arenas de Al-Fayoum se encuentra una percepción diferente de la historia egipcia; aquí no hay huellas de templos ni incienso, ni coptos entintados ni athanes. Más bien, en una extensión esculpida por el tiempo, Wadi al-Hitan (Valle de las Ballenas) alberga algunos de los hallazgos más desconcertantes de la evolución.

Una colección de fósiles de ballena con patas traseras.

Wadi al-Hitan es un hallazgo paleontológico que se remonta a entre 40 y 50 millones de años; aunque no es el yacimiento más antiguo del mundo, presenta un interesante subconjunto de cuestiones que aún no tienen respuesta; más bien, presenta más preguntas que respuestas, y punto. Aun así, con millones de restos óseos intactos, incluidos algunos con el contenido de sus estómagos disponibles para su estudio, Wadi al-Hitan es un descubrimiento notable que cambia las reglas del juego.

La gran colección de fósiles supone una promesa científica, ya que se trata de un suborden de ballenas extinguido hace mucho tiempo, conocido como arqueoceta, que ha sido expuesto por el viento, la erosión y las excavaciones arqueológicas. A diferencia de sus congéneres marinos modernos, la importante presencia de patas sugiere un origen terrestre de las ballenas como especie.

Tras su descubrimiento en 1902, Wadi al-Hitan ha sido citado como una “rara y valiosa instantánea de ballenas en las etapas finales de la pérdida de sus extremidades traseras”, marcando un momento clave en su evolución marina. Aunque el valle es un hallazgo esencial, ha dejado a los biólogos luchando por identificar el primer ancestro de la ballena. Las similitudes en la forma de los dientes hicieron suponer que las ballenas podrían haber compartido raíces con los mesoníquidos: mamíferos carnívoros no muy diferentes a los lobos.

No fue hasta 2005 cuando los científicos descubrieron el “eslabón perdido” entre las ballenas y su pariente más cercano, el hipopótamo. Se trató de una investigación en la que se compararon los hallazgos de Wadi al-Hitan con los fósiles de cetáceos encontrados en Pakistán. Sorprendentemente, las ballenas se situaron en un grupo taxonómico que incluía animales como los camellos, los cerdos y las jirafas.

Ese mismo año, después de tan importantes conclusiones, el valle fue considerado protectorado por el Estado egipcio y Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Aunque Wadi al-Hitan toma su nombre de las ballenas, éstas no son los únicos huéspedes antiguos. La zona también alberga vestigios de animales antiguos, como tiburones, cocodrilos y tortugas. Debido a su difícil acceso, el valle no es un destino habitual para los turistas, pero los que han estado lo han descrito como un “paisaje extraño” y una “experiencia surrealista increíble”.

Situado dentro del protectorado más amplio de Wadi al-Rayan, el valle está a 150 kilómetros al suroeste de El Cairo y se cree que quedó sumergido en lo que fue el Mar de Tethys.

Fuente original: https://egyptianstreets.com/2022/03/26/wadi-al-hitan-50-million-years-of-egypt/